ÚLTIMO POST 2012

Hola de nuevo chicos! Este es el último post del 2012, y quiero aprovecharlo para hacer balance de esta andadura genial que estamos haciendo juntos.

Cuando en agosto me propusieron colaborar con el blog, me sentí muy halagada, pero a la vez abrumada, por la responsabilidad que suponía escribir posts que gustaran a la gente, y además enseñaran algo. Como gran soñadora que soy, en seguida me ilusioné y comencé a trabajar para obtener ideas, por internet, preguntando a amigos, compañeros, etc. Así, nacieron mis posts, y con ellos hemos descubierto juntos muchas cosas.

Gracias a los tres primeros posts: CISCO Jabber, Corporate IP de Telefónica y Microsoft LINK, hemos aprendido sobre Comunicaciones Unificadas. Y es que en los tiempos que corremos, es la evolución natural de las Comunicaciones. Todas las Marcas de Comunicaciones Unificadas permiten la integración de Voz Corporativa, con las aplicaciones ofimáticas y el PC. Además, incluyen SVAs que nos facilitan el trabajo diario, como pueden ser: Agenda Personal, Buzón Único Multimedia, Comunicador (mensajería instantánea), Directorio Corporativo…

Más tarde, descubrimos: JOYN, la aplicación de mensajería instantánea personal, disponible para múltiples fabricantes, con la que además de chatear, podemos hablar, compartir archivos y videos en tiempo real.

Después, investigamos sobre las diferencias entre CPD – CDG – TIC, y constatamos que un CPD es un edificio de gran tamaño usado para mantener en él una gran cantidad de equipamiento electrónico. Suelen ser creados y mantenidos por grandes organizaciones con objeto de tener acceso a la información necesaria para sus operaciones. Prácticamente todas las compañías que son medianas o grandes tienen algún tipo de CPD, mientras que las más grandes llegan a tener varios.

Con Asterisk abrimos los ojos ante una solución de Telefonía diferente, un programa de software libre, utilizado para que cualquier servidor pueda realizar funcionalidades de centralita.

Y por último, tras el caos con los mensajes que circulaban por Whatsapp, escribí Mensajes en Cadena, para tratar de explicar a la gente que los mensajes en cadena, circulen por donde circulen (email, Messenger, whatsapp…) son una mentira y no deben reenviarse nunca!

Quiero aprovechar este posts para agradecer. Agradezco a Diana Torres la oportunidad que me ha brindado dejándome colaborar en esta iniciativa. He descubierto que me encanta escribir!!!!!

Agradezco también a mis compis colaboradores: Eva Mateos, Rafa Álvarez y Rafa Benítez. Sin ellos, el blog no sería lo mismo.

Y para finalizar, quiero agradeceros a todos vosotros, lectores, que me leáis siempre, que no me mandéis a tomar Fanta cuando os paso el enlace y os doy la lata para que entréis! Hago aquí especial mención a mis más seguidores: Pilar, María, Julia,  Rucho, Marcos, Rubén, Santamaría, Rafa, Alfredo, Manuel, Paul, Elisa… a mis Truños, mis Perreadores, mis amigas del pueblo, mis primas, mi familia, mis amigos…. A vosotros! Sin vosotros, no estaría ahora tecleando estas letras.

Os deseo una Feliz Navidad, y un próspero año nuevo!!!!

Hasta el año que viene, saludos tiperos!

Anuncios

MENSAJES EN CADENA

Hola! Esta semana no tenía muy claro de qué escribir… y aunque mis amigos me han dado algunas ideas, voy a dejarlas para próximos post. En esta ocasión quiero escribir acerca de los mensajes en cadena.

El miércoles, a través de nuestra aplicación de mensajería instantánea favorita, mi amiga Bea me escribe el siguiente mensaje:

“Whatsapp va a costar 0,01€/mensaje. Mándalo a 10 personas, cuando lo hagas, la luz se volverá azul. Si no lo mandas, la agencia de Whatsapp te activará el coste. Cuidado, reenvía, es en serio. Por eso te obligan a tener la última actualización! En serio, dadle al lápiz en Whatsapp y veréis vuestros contactos en error available

El estado concreto que aparecía en mis contactos: Error: status unavailable lo había visto por la mañana en el estado de uno de mis amigos, pero no le dí importancia, pensé que lo había puesto él.

Le escribí para tranquilizarla, y decirle que estas cadenas son mentira, que no hiciera caso, y me comentó que había recibido otro mensaje diciendo lo mismo:

“Gente, ahora sí que sí. Whatsapp va a ser de pago de manera inminente. Si te fijas en todos los estados de tus contactos, pone que está UNAVAILABLE. El sistema se está preparando para pasar a ser de pago para los que no reenvíen este mensaje dando su consentimiento explícito. Date prisa, porque sólo podrás veneficiarte de esto reenviando este mensaje a 20 personas antes del viernes 30 de noviembre…”

Decidí llamarla y que me explicara, y al habla con ella, investigué por Internet:

http://www.consumer.es/web/es/tecnologia/2012/01/16/206332.php

Efectivamente, como me temía, no se trataba más que de una cadena como tantas otras que hemos recibido en nuestro buzón de Hotmail.

¿Quién no las recuerda? No sólo hablaban de hacer la famosa web de correo electrónico o su aplicación de mensajería instantánea de pago, sino que nos advertían de todos los peligros que entrañaba usar desodorante, nos pedían ayuda para niños enfermos, nos enseñaban oraciones para encontrar el amor verdadero, y así un largo etcétera. Lo peor no era recibir el mismo e-mail de todos tus amigos y familiares, lo peor eran las terribles consecuencias que tenía romper dichas cadenas: 7 años de mala suerte, no encontrar tu príncipe azul, una desgracia en el trabajo… Todas tienen la misma estructura:

Mensaje con petición + amenaza si no se cumple

Cuando nos llegan, es porque gran parte de la población las cree, y por eso las reenvía.

Afortunadamente, Whatsapp confirmó que los mensajes que circulaban NO eran ciertos, y que había otro mensaje en circulación que nos avisaba de que la aplicación cerrará a finales de enero.

Pero, ¿qué consecuencia tienen los mensajes en cadena? Pues, entre otras, hacen que los anchos de banda se resientan, saturan los servidores de correo electrónico y consumen gran parte de nuestro espacio de almacenamiento de nuestras cuentas.

Y, el dato que todos deberían conocer: ¿por qué se mandan mensajes en cadena?  Los mensajes en cadena suelen tener su origen en empresas que, para enviarnos publicidad, se sirven de ellos. Al reenviarlos, la empresa capta todas las direcciones de e-mail (o los números de teléfono, en este caso) a los que se lo hemos remitido… De esta manera ya disponen de más clientes a los que enviar su publicidad.

Por eso, ya para finalizar, os animo a todos a que antes de reenviar un mail en cadena a todos vuestros contactos, investiguéis un poquito en Internet, para comprobar si es cierto o no lo que vais a reenviar. Vuestros familiares y amigos lo agradecerán!

Aquí podéis encontrar más información:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cadena_de_mensajes_por_correo_electr%C3%B3nico

y también poniendo en Google: “mensajes en cadena” .

Nos leemos en el próximo post! Saludos tiperos!

Desnudando a…

…JUANELE ZAFRA

 @juanelezafra

A pesar de que este periodista de televisión y director de programas tiene a sus espaldas proyectos como “La Duquesa” o “Bienaventurados” y haber trabajado para ZZJ, Globomedia,  Bocaboca  Producciones, la Cadena SER o Antena 3 , es por sus convocatorias on line para la fiesta anual de su cumpleaños por las que este genio de la comunicación es conocido a nivel nacional:

Video-invitación Cumpleaños 2010

Video-invitación Cumpleaños 2011

¿Cómo será la de 2012?

 
 Me llamo Juanele Zafra. Soy licenciado en Periodismo por CEADE y MBA por la EOI (Ambos estudios los cursé en Sevilla. No sé por qué la gente se empeña en creer que me formé fuera de Andalucía). Creo no exagerar si digo que siempre he sido el típico chico pesado con su cuaderno de cuadritos debajo del bracito. Sí, muy a lo Truman Capote (qué pretencioso resulto, ¿verdad?). Es más, considero que si tengo un bolígrafo en la mano, ¡estoy armado! Sin embargo, esto ha cambiado radicalmente. Ahora el que tiene un boli es como el que va a la guerra con un tirachinas. Y en ese paso de transición estoy yo, como persona, y está también mi medio, que es la televisión.

Hace tiempo descubrí que a mí lo que me gusta es divertir. Una vez, charlando con el director de un centro de menores, éste me espetó: “¿Y de verdad te sientes útil? ¿De verdad crees que tu trabajo satisface? ¿Ves un proyecto importante hacer un programa de televisión los sábados por la noche en TVE, para buscar nuevos cantantes? (Gente de primera, 2005)” Yo acusé el golpe, pero respondí con la mayor honestidad: “Amigo, tu trabajo es reinsertar a veinticinco jóvenes al año… El mío es entrener a dos millones y medio de personas cuando llega el sábado por la noche”. Como os podéis imaginar, mi colega me dio la razón. Por eso, lo que me gusta, insisto, es hacer televisión.

Esos años vivía de espaldas a las redes sociales y a las nuevas tecnologías (soy de esos cuya primera dirección de correo fue de Mixmail, se llamaba algo tan raro e informal como zafrona@mixmail y, por supuesto, me la abrió un colega porque yo… ¡incapaz!). Es a partir de estudiar el MBA en la EOI cuando me doy cuenta de que algo está cambiando en el mundo de la comunicación.

Desde 2009, cuando ingreso en la Escuela, hasta ahora he dirigido “La tarde con María” unos meses (magacín de tarde Canal Sur tv presentado por María del Monte) y he sido el responsable de los contenidos de seis películas para televisión (algunas conocidas, como “Paquirri”, “La Duquesa” y “La Duquesa II”, “Días sin luz”…). Lamentablemente, en el plano profesional no he tenido la suerte de poder desarrollar estrategias vinculadas a Internet. La televisión vive dando la espalda a las redes sociales, en mi humilde opinión. ¿Y queréis saber por qué? Pienso que los profesionales del sector están siendo inmovilistas. Ellos están acostumbrados a ser un medio de comunicación líder, que funciona de manera unilateral. De alguna manera, no les interesa que esto cambie. Consideran una amenza estas nuevas oportunidades o, directamente, les suenan a chino cantonés. No existe aún el periodista de televisión con un alto nivel de control de las nuevas herramientas como Twitter. Y no hablo de un periodista que sea community manager, disculpadme. Me refiero a profesionales del sector de la televisión que controlen, comprendan y midan la llamada audiencia social como entendemos y miramos las curvas de los audímetros. Mientras las cadenas no se decidan a medir a estos espectadores, seguiremos encerrados en la tele del siglo XX.

¿Y si en mi vida profesional no he tenido la oportunidad de desarrollar ningún proyecto en Internet, por qué “me desnudan” en este blog? Básicamente, porque a nivel personal, trabajando de alguna manera mi personal brand, sí que hago un cierto uso de las nuevas herramientas.

A partir de mi paso por la EOI, me reencontré con un ambiente realmente académico. En este contexto, comprendí que podía utilizar las nuevas tecnologías y las redes sociales para trabajar la imagen que los demás tienen de mí. Fijaos qué bobada más curiosa:

Hace años celebro la fiesta de mi cumpleaños como si me fuera la vida en ello. Honestamente, cumplir años me parece un ejercicio casi olímpico. Por eso, ni corto ni perezoso, en el año 2009, decidí darle una pequeña vuelta de tuerca a la fiesta e hice la invitación por Youtube.

Fue una experiencia divertida. Unas 200 personas vieron el vídeo en las tres semanas antes de la fiesta. En 2010 se repite la estrategia. Igualamos el número de visitas en la primera semana. En 2011, hicimos el tercer vídeo. Mis colegas y conocidos, por supuesto, lo esperaban. Este año, 2012, el cuarto vídeo ha obtenido 177 reproducciones en menos de 24 horas. Sólo 36 horas después de colgarlo, ya está en 669 reproducciones. El vídeo del año 2010 lo vieron 300 personas antes de la fiesta. Se ha vapuleado la marca. Lo más importante, ya que para esto se hace el vídeo: en 2011 fueron 200 invitados a la fiesta. Todos conocidos por mí, por supuesto. 200 personas que deciden que esa noche quieren recuperar el contacto conmigo, en muchos casos, pero sobre todo, acudir a un punto donde te vas a encontrar a un montón de amigos y, sin duda, a conocer a gente nueva. El número lo controlo porque el dueño del local pone las copas más baratas a mis invitados, que se distinguen por unas pulseras enumeradas. En honor a la verdad, debo decir que cuando entregué la pulsera 200 dejé de dar más, aunque siguieron apareciendo conocidos y amigos (la fiesta suele durar unas diez horas). No me cuesta trabajo confesar que a esas alturas estaba lo suficientemente deshinbido como para dejar de procuparme por la atención al invitado, y sí por disfrutar de la fiesta. Je!

Cabe destacar que, actualmente, el evento es conocido como “Nuestra fiesta del cumpleaños de Juanele Zafra”, porque mi cumpleaños, en sí, es una excusa para que nos reunamos el mayor número de personas conocidas posibles. En ese sentido, suelen venir amigos y personas de Londres, París, Ibiza, Barcelona, Cádiz… entre otros destinos. En fin, una fiesta agendada por muchos con suficiente antelación. Y todo a partir de darle cobertura por Youtube. ¿Qué curioso, verdad? Por supuesto, el link circula por correos, por Facebook, Twitter… y este año estoy encontrando una forma muy personal en el WhatsApp. Llega muy rápido, los invitados lo ven en su smartphone y no dudan en interrelacionar contigo. Genial.

Así que, por todo esto, siempre digo que soy la primera persona que conozco que hizo la invitación a su fiesta de cumpleaños por Youtube. Aún no he visto demasiadas (por supuesto, he escuchado esos casos de fiestas convocadas por Internet que se van de madre. Esto es diferente. Aquí invito a todas las personas que hayan tenido cierto trato conmigo, antes o después), pero no dudo que es algo que aún hoy puede sorprender, aunque se convertirá en muy poco sorprendente, sino en común, dentro de poco, sospecho.

Muchas personas me preguntan, cuando me ven haciendo “el payaso” en el vídeo, si creo que me estoy vendiendo adecuadamente o si, por el contrario, estoy quedando como una persona frívola y poco seria. La verdad es que he dirigido varias veces equipos y hecho varios procesos de selección. ¿Cómo reaccionaría yo, o cómo reaccionarías tú, si vas a una entrevista de trabajo y te encuentras que tu posible futuro jefe es un freaky que cuelga semejantes bobadas en Internet? Bueno, yo pienso que el humor es algo muy serio, de veras. Todos hemos visto a José Mota, Santiago Segura, Andreu Buenafuente… disfrazados de toda suerte de anormalidades. Y trabajaría con ellos mañana mismo si me llamaran y pudiera, claro que sí. Son dignos de toda mi admiración. No me comparo a ellos, por favor, no confundamos. Sólo digo que el humor es un lenguaje que no debe menospreciarse. ¿Por el hecho de tener un carácter festivo, hay que considerar que esa persona no sabe trabajar? Bueno, mi CV, me gusta creer, despeja todas las dudas.

Si alguien me preguntara qué factor considero crucial a la hora de venderse en Internet, tengo muy claro que lo más importante es ser uno mismo y no mentir, exactamente igual que en las entrevistas de trabajo. Me parece un error -¡una ridiculez, incluso!- contar, inflar o manipular información sobre uno mismo en las redes sociales o en tus perfiles profesionales. Si hay una cosa que no toleramos las personas que seleccionamos equipos es que nos mienten. Esto tiene que ser igual para el trato cara a cara como para las redes sociales. Mostrarte cómo eres ayudará a que te localicen los que te quieren como eres. Dejo una frase para la reflexión que suelo compartir con la gente, aunque creo que muchas veces no me comprenden. A ver qué pensáis:

Nunca mientas en una entrevista de trabajo, porque corres el peligro de que te cojan

 ¿Queda claro? Si decides mentir en una entrevista de trabajo eso es porque ese puesto no es el tuyo. Y ojo, porque como te toque trabajar diez, doce, catorce horas diarias en algo que no es lo que tú realmente quieres, ¿cómo lo vas a hacer?

Muchos podéis pensar que puede ser contraproducente dar una imagen tan liviana de uno mismo en Internet. Debo reconocer que son pocos los directivos de televisión a los que les facilito el acceso al vídeo, pero bueno, se encuentra en Youtube, así que soy consciente de que no estoy siendo excesivamente discreto. Vuelvo a insisitir, si me lo perdonáis: el humor es, sin duda, mi zona de confort. Mis últimos trabajos en televisión, todas mi  películas, son dramas. Quién sabe. Quizás alguno de los directivos que contrata mis productos, antes o después, descubra esta otra capacidad mía de hacer humor y me llegue un proyecto de ficción cómico. Debo decir que todos mis compañeros suelen animarme en estas aventuras que acometo. Algunos de los productores de ficción, directores, guionistas… más reputados de este país conocen estos vídeo. Pese a que suelen estar en Madrid, algunos, vienen a mis fiestas. Qué mejor manera de apoyarme, ¿no lo pensáis?

La reputación en las redes sociales de cada uno, pienso, depende exclusivamente del esfuerzo que hagas. Tú la vas construyendo. No olvidemos esa máxima de marketing: “Tardas años en crear tu imagen; puedes destrozarla en un segundo”. Lo compro y lo comparto. Lo considero inapelable. Pero creo que en Internet esto se suaviza. Son tantos, tantos, tantos los impactos que podemos producir y recibir, que tendemos a perdonar como antes no se hacía. Pablo Alborán decía la semana pasada en una entrevista a 20minutos.es algo así, tipo: “Seguro que antes o después meto la pata en Twitter”. Jo, qué inteligente me resulta este chico. Sabe lo que hay.  Si eso, finalemente, sucede, ¿vamos a odiarle? ¿Condenarle? ¿Repudiarlo? Bisbal se entristeció porque las pirámides estuvieran vacías en el arranque de La primavera árabe, para burla generalizada. Su reputación se manchó, pero sigue y seguirá vendiendo discos. Digamos que una golondrina no hace verano. Con todo, si me lo permitís, un consejito por cortesía de mis coachers: “Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, al menos, una vez al día. Lo único importante es que, al día siguiente, el error sea otro”. Son muy pocos los “patinazos” que te mandan al limbo. Con trabajo, dedicación y esfuerzo, todo se puede arreglar. Y creedme que como periodista de televisión he cometido meteduras de pata que me han podido costar el puesto (una vez casi me destituyen como director de un programa de una televisión pública por fingir varios orgasmos en una entrevista, imitando el anuncio de Herbal Essences, por ejemplo). No me canso de repetirlo: el trabajo puede ayudarnos a superar malas decisiones.

Últimamente, ahora que hemos vuelto a mencionar a la tele, el debate está en la calle. ¿Se gestiona bien en televisión la reputación en las redes sociales? La respuesta es obvia: no todavía. Creo que se nota. Jorge Javier Vázquez, excelente comunicador, reflexiona: “No tengo Twitter porque me parecería abusivo. Ya tengo cuatro horas (ahora cuatro y media) diarias de televisión para decir lo que pienso. ¿Más voy a pedir?” Es una manera inteligente de quitarse el balón de encima. Yo, sin ánimo de meterme en las mentes de nadie y con miedo de prejuzgar, sospecho que él, además, debe tenerle cierto miedo a una herramienta en la que cualquiera se puede dirigir a ti sin filtros y con la desinhibición propia de las redes sociales.

Los profesionales de televisión, como ya apunté más arriba, no estamos preparados para hacer cohabitar nuestro medio y las redes sociales. Sois muchos los espectadores que os aburrirías de “Quién quiere casarse con mi hijo” si no fuera por Twitter, ¿no lo creéis? No es lo mismo ver “Gandía shore” mientras estamos en una segunda pantalla, que sin estarlo. Tampoco hace falta ser un genio para ver que en las noches de emisión de “La que se avecina” (T5) y “Tu cara me suena” (A3) puede haber hasta siete TT que se refieren a estos espacios. Curiosamente, la tercera opción de la noche, Isabel (TVE) nunca ha sido TT. ¿Por qué? Pues porque su público es mucho más adulto. Lógicamente, Twitter habla por sí mismo. Leyendo los tweets, las personas que hacen la tele podrían encontrar muchísimas pistas sobre lo que le gusta a la audicencia y lo que no. Esto, que a todos nos parece lógico, no se oye en los despachos de las cadenas de televisión. Se lee en la Red. Algo falla, ¿no creéis?

Os adelanto desde ya, y es raro que yo sea tan tajante en mis afirmaciones, que las audiencias no van a medirse por Internet, al menos nunca antes de cinco años (siendo muy optimistas). Porque los usuarios de la Red aún no estamos totalmente homogeneizados. Es decir, somos las personas de 15 a 45 años, casi mayoritariamente. Medir las audiencias de la televisión a partir de la llamada audiencia social es darle la espalda a demasiadas personas, así que aún no es el momento.

Con todo, ya deja Internet muchas pistas, muchas posibilidades. Imaginad que sois una gran empresa. ¿Qué prefieres? ¿Qué tu anuncio lo vea un chico de 30 años o un señor de 50? Pues lo normal es que te interese el joven, a menos que seas Mercedes, BMW –y esto se puede discutir- o si eres Corega (pegamento para dentaduras postizas. Aquí sí que no hay debate). Nos interesa el joven porque es el que gasta, mientras que el señor de 70 años, históricamente, lo que compra a diario es el pan y el periódico. Poco más.

Para ser totalmente justos, llegado este punto, hay que señalar que, por primera vez en nuestra historia, la tercera edad tiene más poder adquisitivo que la juventud, de acuerdo a los datos presentados  por el Ministerio de Empleo el octubre pasado, así que lo mismo los anunciantes deciden cambiar los vientos pero, tradicionalente, el trozo más goloso de tarta era este target joven (25 – 45 años). La crisis, también aquí…

Por todo, me atrevo a afirmar que, en estos momentos de cambios, ahora que cada euro que poseemos tiene mucho más valor que el que tenía hace cuatro años, es muy importante que los anunciantes (esos que mantienen la tele, esos a los que hay que satisfacer) utilicen todo el potencial de las redes para llegar mejor a sus clientes. Desde luego, las cadenas de televisión están intentando adaptarse, decir otra cosa sería injusto, pero pasa por evidente que está siendo una transición lenta y pesada, paradójicamente, pues vivimos en el punto álgido de la velocidad en la transmisón del conocimiento.

En conclusión –si has logrado llegar hasta aquí eres mi héroe o heroína, gracias, de veras-, creo que las pequeñas afirmaciones más útiles de toda esta perolata son:

–      Sé tú mismo en tus perfiles y en tus redes sociales. Tú eres único y singular. Aprovéchalo.

 –      La televisión sigue siendo la joya de la corona en inversión publicitaria. Pierden terreno poco a poco, pero prefieren mantenerse en su forma habitual que reciclarse, pues conlleva formarse en un nuevo medio, lo cual exige un esfuerzo para el que no todo el mundo vale. A mí este momento me recuerda al paso de la radio a la televisión o, antes, el paso del cine mudo al sonoro. El que se recicle, ganará. El que se quede… perderá.

 –      Las redes sociales dan pistas a anunciantes y programadores sobre qué es lo que quiere la audiencia. Actualmente, se puede llegar a afirmar que no se aprovecha todo este potencial. ¿Quién y cómo lo haga? Es aún una incógnita, pero la ecuación está muy cerca de resolverse, sospecho.

Ya me despido. Por supuesto, si tienes alguna duda, alguna observación o crees que puedo hacer algo por ti, no dudes en escribirme. Es más, me despido con la frase que tengo puesta de status en mi WhatsApp: “¿En qué puedo ayudarte?”, porque creo que esto de las redes sociales tiene que consistir en ayudarnos los unos a los otros y compartir. Así que no lo dudes. Si me necesitas: ¡teclea!

Juanele Zafra

Nosotros hemos comenzamos…y estos han sido vuestros finales!

Una hora después del doble check en whatsapp no pudo más y encendió el iPad. Ni por skype, no había respuesta. Decidido, bajo de dos en dos los escalones y se subió a la moto dispuesto a… plantarse en la puerta de su casa y gritarle todo lo que sentia! @spee73 … como María tampoco reaccionó a los gritos, Jorge decidió publicar su mensaje via streaming en su muro @Villaespesa

Continuará…

#Continua140

..ir a su estudio, descargarse las plantillas de #Aftereffects de http://www.servimotion.com y dejar volar su imaginacion diseñando @servimotion

… encontrarse con Andrea Fabra a la salida del trabajo. Un segurata le dijo “su mujer ha sido detenida por evasión de capitales” @Jos_Ortizz

… ir solo a la reunión. De nuevo le habia fallado y no era la primera vez que lo dejaba tirado y tenia que salvarle el culo ante los jefes.
Se prometió que esta sería la última…. ¡¡pero no fué asi.!! @Quim_AP

… entregarse a la Policía. Sebas le había fallado una vez más y se negaba a seguir teniendo ese paquete en casa, “cómo coño me he podido dejar engañar por él?”… @MateosEva

… A olvidarla.400km y todo el fin de semana por delante en el @LowCostFestival con la vista fija en las #pulserasverdes. Suerte. @andresbenito

… a buscarla.Llegó en 20min.La llamó.No contestaba.Se había ido,quizá para siempre @ulady

… ..retomar la vida 1.0. Había llegado el momento,le diría frente a frente todo lo que nunca se atrevió a contar @dtorres

… a cruzar Torneo fugazmente en una de esas noches asfixiantes. No podía pegar ojo.Dispuesto a lanzar su móvil al Guadalquivir y vivir voluntariamente desactualizado, no pudo comprobar si sería capaz de ir contracorriente. Las casualidades no existen. c

… a comerse el mundo con una gran dosis de adrenalina y se reinventó de nuevo, comenzó otra historia @senipo1

… buscar su sueño, deseando vivir todo lo que queria vivir y diciendole al mundo que esta feliz por ello. @GomezBizcocho

… …a cruzar la ciudad en su Harley Davidson, se encontraria cara a cara con el. Habian llegado a un acuerdo, pero Raul no habia cumplido. Estaba ansioso por cerrar este asunto, pero la falta de seriedad y compromiso de este ultimo lo estaba impidiendo. Se acabo, ya no esperaba mas. dejando a Raul al margen, el solucionaria solo la cuestion, lo que le permitiria seguir con su vida, y volver a la tranquilidad de su vida cotidiana. Pepe

 

Muchas gracias a tod@s!

A un tip de las TIC (& Followers)