Desnudando a… (Junio)

SERGIO REVUELTO

@SRevuel

Sergio Revuelto Rey. Ingeniero de Telecomunicaciones que hace algunos años decidió cambiar su Madrid natal por Sevilla, donde, al igual que hacía para Vodafone, se preocupa por sus clientes, esta vez los más de 20.000 trabajadores de la multinacional en la que trabaja, pues dirige el Dpto. de Servicios Consumo en SIMOSA IT, la empresa de Abengoa que presta los servicios de IT a todas las empresas del grupo.

 Su filosofía es la preocupación por las personas, la optimización de su equipo y el crecimiento del sector TIC.

 Algunas de sus pasiones: viajar, el golf, la buena mesa y, por encima de todo y como refleja su perfil en Facebook, su familia.

 
Sergio nos cuenta:Soy alguien que empezó en el mundo de la IT por descarte pero que ahora está en él por convicción.

Cuando elegí como carrera universitaria Ingeniería de Telecomunicación lo hice pensando en que era algo que tenía muchas salidas, pero no fue por vocación. De hecho, no me considero alguien especialmente técnico. Finalicé la carrera en la época donde se desinfló la burbuja de las .com y el trabajo “de Teleco” brillaba por su ausencia. Así que, por el camino, acabé trabajando en una ingeniería de instalaciones y en una empresa del sector de la construcción, hasta que pude volver al sector en Vodafone, con un bagaje ya hecho en ventas y utilizando esa experiencia en otros sectores radicalmente diferentes.

En mi paso por estas empresas me empapé de la orientación al cliente y el enfoque de servicio, aprendí a traducir las necesidades de negocio en soluciones que de verdad aporten valor para aquel a quien van dirigidas. Eso, y la cultura del esfuerzo.

“Yo soy de los que espera que llegue la inspiración mientras está trabajando.”

Aunque a priori pueda parecer complicado, fue un paso sencillo trabajar para cliente final frente a esta nueva etapa en SIMOSA IT. Trabajar para otras empresas del grupo es lo mismo que hacerlo para empresas externas. Aplico los mismos criterios de exigencia, y, aunque teóricamente la relación deba ser más directa y fluida, el lenguaje que utilizamos es el mismo: valor, velocidad y excelencia en la ejecución, soluciones y no tecnología, etc.

Mis inicios en Abengoa fueron difíciles, porque me tocó compatibilizar un cambio de trabajo de un calado importante estando en mitad de la realización del e-MBA del Instituto Internacional San Telmo, por lo que las jornadas hasta que tuve la sensación de tener el control de la situación… ¡eran eternas! Por lo demás, la adaptación fue muy sencilla. El equipo profesional y humano es excelente e hicieron de mi adaptación un proceso sencillo.

Heredé un equipo al incorporarme, que posteriormente he ido remodelando y retocando. Lo que espero de ellos, fundamentalmente, es proactividad, capacidad de comunicación y orientación hacia la prestación del servicio. He buscado casi más un perfil personal complementado con los conocimientos necesarios que específicamente un currículum.

El aspecto más importante cuando trabajas en IT es, en paralelo a lo comentado antes, es la vocación de servicio. Es difícil tangibilizar una prestación de este tipo. El camino pasa por entender al detalle el negocio de tus clientes. Sin eso es imposible que de verdad puedas entender lo que aportas a su negocio en términos de rentabilidad, retorno de inversión, etc.

Conozco a muchas de las personas que gestionan la IT en las principales empresas de Sevilla y a algunas de empresas de Andalucía, y creo que hay bastante talento y capacidad. Sigue faltando cierta vocación en los CEOs para poder entender lo que la IT puede aportar al negocio, no solo como herramienta sino como vehículo de potenciación y como herramienta para dotar de nuevos canales y mayor productividad, especialmente en estos tiempos. En las áreas de IT diría de la situación actual que hay más ganas de hacer cosas que las que los presupuestos permiten.

Y, como en la mayoría de ámbitos actuales, somos gente con capacidad creativa e innovadora, sobre todo contando en muchas ocasiones con escasos recursos, pero con carencias en cuanto a cómo transmitimos los mensajes y cómo conseguimos involucrar a compradores, CEOs e incluso clientes. En muchas ocasiones no nos alineamos con el negocio ni conseguimos que el negocio se apalanque en nosotros.

Para que lo anterior ocurra, es necesaria una postura de escucha. Hace poco me dijeron que esto último se me da bien. No estoy muy seguro, porque tengo cierta tendencia a hablar, y, además, a hacerlo deprisa. Creo que sobre todo me gusta mucho lo que hago y soy capaz de contagiar mi pasión e involucrar a las personas en mi proyecto.

Me encuentro muy satisfecho con el trabajo que estoy haciendo, especialmente por las posibilidades de trabajar en geografías muy diferentes y el aprendizaje que esto te proporciona. Mi estado es de continua inquietud, creo que uno nunca termina de aprender. Actualmente quiero completar mis certificaciones en ITIL con nuevos procesos, y me apetecería mucho pasar una temporada trabajando fuera de España.

Sergio Revuelto
Anuncios

Desnudando a… (ENERO)

…IGNACIO DELGADO

@eljovenaprendiz

26 años. Finalizando su último año Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas en la Universidad de Sevilla.

Ha compatibilizado su formación académica con la gestión operativa de Imaginática, una organización sin ánimo de lucro que organiza bianualmente un congreso para acercar universidad y empresa.

Una de sus grandes virtudes es el trabajo en equipo, pragmatismo en la organización y el contacto constante con tecnologías innovadoras.

No tiene grandes referentes, sino que admira a sus propios compañeros, a las personas que se esfuerzan por llegar a sus objetivos, a aquellos que con dedicación y empeño logran sus sueños.

Soy un chico bastante normal, me gusta pasar el tiempo con mis amigos, leyendo, escuchando música y, supongo que por vocación, buscando novedades y noticias que van saliendo en el mundo de la tecnología/informática. Acabo de empezar a desarrollar una aplicación para iPhone/iPad, me voy a encontrar con mil problemas seguro xD.

En un comienzo, no tenía en mente estudiar ninguna de las ingenierías informáticas que hay, siempre me gustó el dibujo y mi primera opción fue diseño gráfico pero, por avatares del destino acabé en la ETSII. En los años que llevo aquí, he aprendido mucho de las personas. Algunas veces es inevitable desanimarte, pero aquí no puedes permitirte el venirte abajo. El padre de una amiga me dijo una vez que ésta es una carrera ‘árida’ y creo que es la mejor definición que he escuchado nunca de ella.

De un tiempo a esta parte ha sido inevitable pensar en dónde me gustaría trabajar cuando acabe los estudios. Tengo la fortuna de estar en un sector que se está defendiendo en estos tiempos tan difíciles y de contar con muchos amigos que ya están trabajando y me comentan sus experiencias.

A día de hoy, el campo que más me llama la atención es el desarrollo web. Mi proyecto fin de carrera trató sobre gestores de contenidos en red, fue una experiencia enriquecedora y con muy buenos resultados. Quizás eso condicione el querer empezar en este sector pero sería muy valiente cerrarse a otro tipo de trabajos.

Cuando hablo con compañeros de la carrera, me invitan a irme a Madrid o a otra ciudad para trabajar. La mayoría coincide en irse durante un tiempo para, a largo plazo, volver. No descarto el viajar a otra ciudad o incluso otro país para encontrar trabajo pero, creo que para comenzar, Sevilla no es mal lugar, hay muchísimas empresas en las que puedes ganar una gran experiencia y abrirte muchas puertas.

Comencé en Imaginática gracias a una compañera; me mencionó que había unas jornadas organizadas por alumnos y, a pesar de que la cosa me llamaba la atención, si no es por ella, no creo que hubiese entrado a formar parte de esta familia, es una de las cosas por las que siempre le estaré agradecido.

Los momentos que he vivido con los compañeros y amigos de la asociación tanto dentro cómo fuera de la escuela han sido muchos y muy buenos, siempre hemos tenido mucha suerte con los compañeros que han decidido participar.

Una de las cosas que he aprendido en esta etapa es que para poder ofrecer a nuestros compañeros unas ponencias que realmente les interesen, es necesario, por no decir obligatorio, hacer un seguimiento de las noticias y avances que más les llaman la atención. No es responsable elegir lo que a un pequeño grupo cercano le gusta desatendiendo a la mayoría. Mediante este seguimiento y en mi opinión, creo que los sectores que rcecen y están en auge son las aplicaciones móviles (IOS, android, Windows mobile, Firefox OS en breve…) y el desarrollo web que, a pesar de llevar más tiempo, no parece flaquear.

Recomiendo muy encarecidamente a los alumnos universitarios a entrar en asociaciones pero ojo, la prioridad nunca deben dejar de ser los estudios. Cuestan demasiado esfuerzo y dinero.

 En las asociaciones aprendes lo que no enseñan en las clases. Yo, personalmente, he aprendido a gestionar a un grupo de personas a mi cargo para organizar a tiempo una actividad, trabajar en equipo, tratar con cargos de empresas e instituciones, no dejarme llevar por los nervios ante situaciones de mucha presión con público…

 Son eventos para las que los profesores no te pueden enseñar y es una oportunidad inigualable.

Según mi experiencia, no es necesario tener cualidades especiales ni un gran currículum para hacer algo grande. En los últimos años, profesores del MIT, abogados, miembros de destacadas empresas dentro del ámbito de las redes sociales o las telecomunicaciones, nos han felicitado por el trabajo desarrollado durante las jornadas. No importa que seas el mejor en algo para formar parte de algo grande. Una de las preguntas más importantes que me hicieron al entrar y hemos seguido  haciendo a los compañeros que querían formar parte de Imaginática era ‘¿Qué te gustaría aprender a hacer?’.

Somos estudiantes, pero, antes que eso, somos personas y siempre podemos seguir formándonos aunque no todo sea código o números.

A día de hoy no me planteo otra cosa que no sea acabar las asignaturas que me quedan y sacar adelante las próximas jornadas. Espero acabar el curso con un pie en el mercado  laboral y poder usar las experiencias que he estado ganando estos años atrás organizando las jornadas.

Ignacio Delgado

Desnudando a…

 

…DANIEL CASTAÑEDA

@danielcastaedas

Daniel Castañeda, consultor de sostenibilidad en tu-entorno, la empresa que fundó hace tres años tras su paso por organizaciones ejerciendo de inspector ambiental, técnico de medioambiente, consultor y responsable de calidad y medio ambiente.

Podéis encontrar a Daniel, licenciado en Ciencias Ambientales, en los eventos de Catas y Tuits, un proyecto que surgió de la mano de 6 amigos para apoyar, unir, promocionar y dar difusión al sector agroalimentario a través de las Redes Sociales. Ya van por la V Edición, y como particularidad, estos eventos cuentan con un Speakers’ Corner, un espacio donde, en 5 minutos, puedes exponer cualquier proyecto, producto o plan de empresa que consideres interesante para ti y para los asistentes.

Amante de las buenas costumbres, transmite tranquilidad en su despacho… ¡Hasta que surge un debate interesante!

 

Soy una persona inquieta y comprometida. Me gusta trabajar por mejorar las cosas, y, antes de quejarme, prefiero implicarme y ayudar al cambio.

 Comparándome con otras personas, suelo dormir poco, ya que mis habituales biorritmos me sitúan como una especie de “avis nocturna”. Me agobia no llegar a la cama muy cansado, porque pienso que no he rendido lo suficiente o no he sido lo suficientemente productivo en el día, por lo que el escaso tiempo de ocio que me permite mi jornada laboral, lo dedico a participar en organizaciones y proyectos de diferente calado.

Soy un poco torpe en las manualidades, y en cuestiones artísticas, y futbolísticamente me asemejo más a un defensa central que despeja balones, que a un media punta pelotero y de toque.

 Sin embargo, me apasionan las empresas, me apasiona la gestión de grupos y organizaciones, y me siento muy cómodo en la organización y toma de decisiones. En el ámbito profesional intento conjugar la efectividad, con la imaginación e improvisación, por eso me siento a medio camino entre Morante de la Puebla y Enrique Ponce. Me definiría como un “facilitador”.

Los resultados del test Myers-Briggs (MBTI) indican que mi perfil profesional es “ENTJ”, con una “N” de intuición, muy marcada, que seguramente justifique o provoque ese afán organizativo y de gestión.

 Apasionado de mi profesión, me identifico con el lema, “Si necesitas que tu negocio sea más eficiente, pon un ambientólogo en tu vida” 😉

Personalmente, he tenido el enorme privilegio de haber coincidido en oficinas, industrias y proyectos con grandes profesionales, con los que he aprendido, y de los que he aprendido muchísimo. Muchas de las habilidades que intento explotar a diario, las he adquirido inspirado en muchos de mis compañeros y algunos jefes.

Una empresa es una “persona” jurídica, y, como tal, posee sus propios ritmos, tiempos y prioridades. Sin embargo, las empresas las hacen las personas que están detrás de ellas.

Las personas, el recurso más importante en las empresas, son las que le aportan su identidad, y logran que cada día funcionen las cosas

 Como formación para ejercer una carrera profesional, confío en el “learning by doing”, más que en los estudios universitarios. La Universidad sigue instalada en la formación de conocimientos, pero en el mundo empresarial, las habilidades son mucho más apreciadas y limitantes: hoy en día trabaja mucho mejor una persona que sabe gestionar correctamente su tiempo a pesar de no disponer de todos los conocimientos en un materia, que una persona erudita con una mejorable capacidad de gestión personal. Tampoco podemos obviar que Google, muchas veces, hace milagros.

Creo que de mi paso por otras compañías, lo que más me costó aprender fue separar el aspecto “personal” del “profesional”. Cuando consideras que detrás de una responsabilidad en el trabajo hay una persona, tus objetivos y expectativas cambian.

En el trabajo, siempre he sido muy inconformista, he intentado hacer mi trabajo de la mejor forma posible. Esto a veces, chocaba con las estructuras y procedimientos implantados en las empresas. Si percibes que puedes hacer tu trabajo mejor, ¿no te vas a esforzar por conseguirlo?

Hace unos 4 años se me presentó la oportunidad de lanzarme por mi cuenta. Y así lo hice. Me di de alta como autónomo, y a medida que iba teniendo más proyectos, vimos necesario constituirnos como S.L., proyecto al que he destinado todos mis ahorros.

 El reto consistía en que nosotros no cayéramos en los mismos errores que habíamos detectado en nuestros anteriores trabajos, de ahí que el distintivo de tu-entorno sea “Hay otra forma de hacer las cosas”. Queremos aportar valor de una forma cercana y directa con nuestros clientes, que más bien son colaboradores nuestros.

 En mi caso, creo que es realmente apasionante comenzar un proyecto desde cero, en el que puedas contrastar y mejorar cada etapa de tu producto o servicio, para así poder conseguir la excelencia en el trabajo y la máxima satisfacción de tus clientes. Pienso que es mucho más satisfactorio ver que has podido ayudar a alguien en su día a día, en su trabajo, que observar un cobro de una factura.

Ser emprendedor te permite definir hasta dónde quieres llegar, y en tus capacidades está la virtud para poder conseguirlo.

 ¿Cómo fueron mis inicios? ¡¡Todavía estoy empezando!! Todo el mundo dice que los inicios siempre son duros. Completamente de acuerdo. Sin embargo, lo más llamativo es el abismo que he percibido entre “lo que quieres llegar a ser/hacer” en tu proyecto, en tu empresa, y “lo que tienes que hacer para sobrevivir/facturar”. A medida que se van aproximando estos 2 conceptos, vas cumpliendo tu objetivo como emprendedor.

 En este sentido vi una entrevista en televisión a Ferrán Adriá que explicaba que, al principio, su restaurante no generaba los suficientes ingresos como para invertir en investigar nuevos platos y técnicas de cocina, y por eso, porque necesitaban liquidez, decidieron montar un catering para eventos, idea que nunca había querido hacer porque iba en contra de su proyecto, y que detestaba, pero que, finalmente, esta decisión le permitió montar su laboratorio. Adriá decía que este catering les había permitido “comprar su libertad” para poder hacer lo que realmente querían hacer. En eso estamos nosotros 😉

 Veo muchos emprendedores “esclavos” de sus Planes de Negocio por no haber podido/sabido “comprar su libertad”, al igual que veo empresas esclavas de su cuenta de resultados que no pueden mirar más allá. Hoy en día, esto del emprendimiento, cada vez más, se asemeja a un arte y se aleja de una ciencia o una técnica. Por eso es muy importante dedicarte a lo que te guste, a lo que realmente te apasione.

 Al fin y al cabo, emprender es como montar en bici: sólo se aprende si te lanzas y lo intentas. No existen recetas ni reglas para esto.

Nosotros empezamos muy poco a poco, supliendo nuestra reciente presencia en el mercado con mucho esfuerzo e ilusión, y con ideas nuevas, fundamental en un sector tan explotado como el que nos encontramos. Lo más difícil al principio (aunque no lo parezca) es “llegar a cobrar” lo facturado. Todas las empresas están sufriendo la crisis, y nosotros también hemos experimentado el “síndrome del mal pagador”. Esto supone un golpe en la línea de flotación de un proyecto, que comienza a andar, pero hay que echarle imaginación para poder seguir trabajando.

 @tuentornocom nunca ha recibido ninguna ayuda o subvención, y, cuando hemos necesitado liquidez, hemos acudido a financiación privada. Está claro que la liquidez es una de las principales limitaciones del emprendedor, pero existen muchos recursos para encontrarla.

 En alguna ocasión hemos llegado a la conclusión de que, actualmente, hay muchas personas dispuestas a ayudar al emprendedor. Incluso podríamos decir que hay más personas ayudando a emprender que emprendiendo. La cuestión reside en que, muchas veces, estas personas no están bien formadas para el asesoramiento que necesitan los emprendedores, y que las ayudas son muy dirigidas a ciertos grupos o sectores. Sin embargo, el emprendedor es una persona que es capaz de buscar y gestionar los recursos necesarios en un panorama de escasez, por lo que, mi recomendación a los emprendedores es que trabajen, que se esfuercen, que crean en su proyecto, que lo redefinan, que conozcan cada vez más su mercado, sus clientes, y, si pueden, que se olviden de ayudas y subvenciones. Si un proyecto es bueno, el dinero nunca es un problema, no se necesita buscar financiación, sino que ésta llega por sí misma.

 Los estudios de la Asociación Española de Empresas de Consultoría indican que el sector, en general, crece. Y eso es lo que notamos también en la Red Andaluza de Consultores Independientes, de la que tu-entorno ocupa la Vocalía de Comunicación.

 Del mismo modo, en el campo específico de la consultoría en sostenibilidad y medio ambiente, a pesar de estar conformado por empresas de cierto tamaño y muy consolidadas, que, en ocasiones han abusado de una poca especialización en sus trabajos, detectamos que hay grandes oportunidades. Este sector no es, precisamente, un océano azul, pero se aprecian nichos puntuales muy interesantes, que es donde intentamos desarrollar nuestras ideas.

El cliente de consultoría hoy más que nunca necesita “proyectos a medida”, y no trabajos estándar que no pueden llevar a la práctica. Y en esto nos esforzamos a diario.

En muchas ocasiones el consultor piensa que sólo vende “know-how”, conocimiento, que se basa en formatos y modelos que, tras algún que otro proceso, terminan por convertirse en documentación que “se copia y se pega” sin apenas adaptar a las necesidades o requerimientos del cliente.

 Hoy, en la era del conocimiento libre, del “open source”, esto no tiene mucho sentido, porque cualquiera que necesite un documento, un modelo de algo, lo puede encontrar en la red.

 Los que trabajamos en consultoría, asesoría, coaching, etc. corremos el constante peligro de no escuchar a nuestros clientes, en aras de una hipotética escalabilidad de nuestros servicios. Me gusta mucho la metáfora del empleado de una tienda de ropa, para comparar la labor del consultor: Muchas veces entramos en las tiendas de ropa y no sabemos siquiera nuestra talla, y para eso está el dependiente, para asesorarnos qué es lo mejor para nosotros, una vez que nos conoce. Pero otras veces tenemos muy muy claro lo que queremos y el dependiente se empeña en vendernos lo que no queremos, porque es “lo que todo el mundo se lleva”. El consultor, al igual que el empleado de la tienda de ropa, debe siempre escuchar y adaptar su trabajo a lo que el cliente necesita.

Las personas que componemos tu-entorno hemos trabajado en la industria antes de dedicarnos a la consultoría. Esta cualidad de “haber sido cocineros antes que frailes” pienso que nos da una experiencia fundamental, porque hemos podido estar “en el lugar de nuestros clientes”. Por lo que intentamos aportar valor en este aspecto, con una consultoría a medida, exclusiva, casi “artesanal”. El cliente de consultoría no sólo “compra know-how” sino que muchas veces necesita otros servicios más intangibles, como puede ser tiempo, posicionamiento, apoyo en la toma de decisiones… Nuestro mayor esfuerzo se centra en ofrecer a nuestros clientes la prenda óptima para su caso, con independencia de si es nuestro establecimiento el que la vende.

 De otro lado, percibimos que los negocios hoy en día se están democratizando. Las grandes empresas hoy en día aprenden de las pequeñas, más flexibles y ágiles, ya que nos hemos dado cuenta de que “la crisis es la certeza vital de las empresas”, como cuenta Pérez-Orive en su famoso libro “El gran empujón”. tu-entorno siempre está en “fase beta”, como los software actuales. Todos los años revisamos nuestro modelo de negocio, lo confrontamos con nuestro Plan de Negocio, e inventamos al menos una Línea de Negocio nueva. Esto supone una gran motivación para todos.

Por último, intentamos dar a nuestros trabajos una visión global. Tenemos experiencias que nos demuestran que “la sostenibilidad es rentable”, no sólo para grandes empresas, y que las medidas de protección del medio ambiente suponen una inversión. Éste es uno de nuestros mayores desafíos con nuestros clientes: cambiar la visión tradicional de la sostenibilidad y posibilitar una mejora en la eficiencia de sus negocios. En esta línea estamos desarrollando un pequeño manual para que las empresas puedan valorar mejor las inversiones ambientales, que pronto colgaremos en nuestra web. Queremos que las empresas sean cada vez más sostenibles, más responsables, y, en consecuencia, más rentables.

Os preguntaréis llegado este punto, como llegó a mi vida Catas y Tuits…

Catas y Tuits surge de la inquietud de sus promotores, que probablemente nos podríamos etiquetar como “early adopters” en redes sociales, y que veíamos el potencial de desarrollo que pueden experimentar las empresas aplicando los medios sociales para ello. Especialmente llamativo nos parecía el sector agroalimentario, con poca presencia en el “universo 2.0”. De ahí que decidiéramos combinar ambas cosas en un evento. Un evento que entendemos de “networking”, ya que sus participantes son de un perfil multidisciplinar, no solo grandes usuarios de los “social media”, sino que, incluso nos encontramos con personas que aprovechan la ocasión para abrirse una cuenta en Twitter. De este modo, intentamos conseguir el doble objetivo de promocionar las redes sociales, al mismo tiempo que la gastronomía y la industria agroalimentaria.

El formato permite hacer nuevos contactos, aprender un poco más de redes sociales con la breve ponencia que se imparte, conocer productos nuevos, degustarlos, e incluso enterarse de nuevas ideas e iniciativas de negocio a través del Speakers’ Corner. Y todo ello mientras tuiteas sobre cualquier aspecto del evento, y opinas sobre los productos que catas. Los mejores tuits y tuiteros también se llevan un pequeño premio, claro.

Dando un repaso al equipo promotor de Catas y Tuits, quizás yo sea el que profesionalmente me encuentre más alejado del concepto de los eventos. Por tanto, pienso que soy el que más está aprendiendo con esta iniciativa. Es por esto, por lo que intento aportar mis conocimientos en gestión y organización, para que los eventos sigan consolidándose.

 Cada evento de Catas y Tuits es diferente del anterior, y será diferente al próximo que se celebre. Creo que ésa es una peculiaridad que valoran mucho los fans del evento, que incluso han puesto en marcha algún que otro “Catas y Tuits at home”. Actualmente nos encontramos en una fase de desarrollo e implementación de nuevas ideas, para poder dar un pasito más en la propuesta del evento. Todo esto se podrá comprobar en febrero, cuando, si todo va bien, realizaremos la siguiente edición.

 Respecto a tu-entorno, sí tiene actividad en Twitter y Facebook, y página en LinkedIn. También realizamos una “curación” de contenidos en Scoop.it donde gestionamos 2 páginas: una sobre “Iniciativas sostenibles, y otra sobre “Empresas Responsables”. Todo esto ahora lo estamos integrando en nuestra web y blog, que estamos rediseñando y relanzando. Esta presencia en redes sociales es una consecuencia directa de una de las líneas de negocio que esperamos lanzar antes de fin de año, un “Formulario de autodiagnóstico ambiental para PYMEs”.

Como conclusión, veo que el emprendimiento más que una actividad es una opción o estilo de vida. Además de tu-entorno y Catas y Tuits, colaboro con otros 3 proyectos empresariales, como es la última empresa en la que participo con otros socios, una compañía de asesoramiento y ayuda en la búsqueda de financiación para emprendedores y start-ups.

Conozco a pocos emprendedores que una vez que hayan comenzado, no se hayan atrevido con otras iniciativas.

Me encanta conocer nuevos proyectos y nuevas personas, y siempre que puedo, intento echarles una mano. A muchas personas que empiezan en el mercado laboral, les falta un poco de orientación profesional, y aquí es donde intento aportar algo.

Respecto a tu-entorno, este año 2012 ya lanzamos una nueva línea de negocio, el “Environmental Business Game”, un juego de simulación de empresas basado en la gestión ambiental, y estamos trabajando para poder impulsar una segunda: el Formulario de Autodiágnostico. Asimismo, ya pensamos en otras 2 nuevas propuestas innovadoras para 2013.

En fin, si has llegado leyendo hasta aquí, muchas gracias por tu interés y tu tiempo: has hecho un ejercicio homérico. Simplemente, recordarte que, si tienes una idea, de cualquier tipo, y necesitas una mano, o alguien que la escuche, no dudes en contar conmigo. Encuéntrame detrás de @danielcastaedas, o, mucho mejor, pásate por la próxima edición de @catasytuits, y nos conocemos en persona.

Daniel Castañeda

Desnudando a…

…FÁTIMA ABRIL

@fatimabril

Detrás de esta estrella virtual, cuyos perfiles en redes sociales y blogs son seguidos por miles de comunicadores, community managers y gestores de contenidos, encontramos un referente.

A aquellos que la seguimos (de verdad) nos ha impactado su cercanía por DMs, el casi escucharla cuando nos escribe, pensar que nos está hablando a nosotros cuando leemos su blog.

Consultora, asesora, formadora y ponente en Comunicación Integral, su reputación en marketing digital, social media y habilidades personales hacen que sus miles de seguidores avalen la trayectoria que, con formación y talento, ha sabido desarrollar en esta ola de digitalización.

 
 

Desde muy niña, según me cuentan mis padres, ya daba muestras de cual iba a ser mi camino laboral en la vida. La comunicación estaba implícita prácticamente en todo lo que hacía, y la tecnología (por suerte), siempre ha estado presente en mi casa, atrayéndome desde el principio. Cuando yo era adolescente, mi padre estaba vinculado al mundo deportivo y cultural, planificaba, gestionaba y desarrollaba muy diversos tipos de eventos como exposiciones, presentaciones de galas, concursos, ferias, encuentros…  pudiendo yo vivir muy de cerca en qué consistían conceptos como la temporización de planes de acción anuales, la gestión de equipos de trabajo, el contacto con empresas y proveedores, la dirección, el liderazgo, la coordinación, y un largo etcétera. Ese mundo me cautivó rápidamente y terminé realizando la licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas, especializándome en Comunicación Institucional y Empresarial.

Desde hace 12 años, he estado vinculada a departamentos de marketing y comunicación en grupos empresariales, y en empresas de tecnología. En el 2008 tuve la oportunidad como responsable de Comunicación y Marketing en la Cámara de Comercio de Granada, de crear y dar forma desde cero al departamento, contando con un equipo humano especializado en medios de comunicación, publicidad, diseño, protocolo, tecnología, y yo que me encargaba de la organización de eventos, asesoramiento a Dirección y Presidencia, aparte de la dirección y la gestión  del departamento.

Sinceramente, durante los tres años en los que he estado dirigiendo el departamento, he disfrutado como una niña pequeña. El departamento era muy dinámico, porque aparte de gestionar la comunicación interna de la corporación, teníamos un calendario de unas 120 acciones por año en comunicación externa, entre acciones corporativas como la participación en ferias, la organización de los Premios Cámara (anuales), convenciones de personal, incluso creamos un Espacio Cultural donde realizábamos exposiciones de pintura de  jóvenes artistas granadinos, e invitábamos a relevantes especialistas del ámbito cultural a dar charlas y ponencias…, y acciones de las distintas áreas que existían en la Cámara: Comercio Exterior (Internacionalización), Formación y Empleo, Desarrollo Empresarial e Innovación y Nuevas Tecnologías, cada una de ellas con sus respectivas campañas de publicidad, sus acciones de RR.PP: encuentros empresariales, jornadas, workshops…

¡No parábamos! pero nos divertíamos mucho, ya que cada día había algo distinto que hacer. Para mi poder trabajar en lo que me gustaba desde niña, fue una META que soñé y tras mucho tiempo y esfuerzo pude alcanzar.

Pero en la vida acontecen cambios inesperados, que tambalean los cimientos de nuestra vida.

Uno de esos cambios fue uno de los paquetes de recortes del Estado, en el que eximía a las empresas del pago de un impuesto (canon) Cameral, con el que las Cámaras de España vivían para dar servicios a las Empresas. Sin la obligatoriedad de pago por parte de las empresas, el grueso de los ingresos de las Cámaras deja de entrar, con lo que las Cámaras tienen que reducir el volumen de servicios que prestaban, y con ello al personal que las realizaba. Se tuvieron que hacer recortes en todas las áreas y departamentos de la Cámara de Granada. Desde Gerencia se me plantea recortar  funciones y personal. Analicé toda la situación durante un par de semanas, y al final aparecieron dos escenarios: Si yo me quedaba parte de mi personal tendría que ser despedido. Y si yo me iba, los podría mantener a todos durante casi un año, si se hacían recortes de sueldo. Todo mi equipo tenían hijos, y en ese momento muchos de ellos/as tenían a sus parejas en paro. Decidí irme yo.

No me arrepiento de la decisión. Cada día que pasaba e iba a verlos o tenía noticias de ellos/as, me daba más alegría haber tomado esa decisión, aunque para mi fue un duro golpe emocional, ya que mi META se desvaneció. Pero…el ser humano tiene la capacidad de resurgir, de ser creativos y “Reinventarnos” palabra que está tan de moda.

Así que empecé a hacer para mi lo que había estado haciendo desde hacía bastantes años para empresas. Pensé en mis fortalezas (¿qué es lo mejor que sé hacer?), hice una estrategia básica de acción y fui dando pasos hacia crear mi marca personal, y ofrecer esas aptitudes tanto a personas como a empresas.

Claramente, los principios nunca son fáciles, y cuando se inicia una nueva andadura se tiene que comenzar a crear una imagen a nuestro alrededor para que el resto del mundo sepa que se está ahí, vea lo que puedes hacer y sienta los valores que trasmites. Todo esto es más fácil cuando nos apoyamos en una empresa u organización, ya que se puede contar con más medios de difusión y más capacidad de acción, pero si eso no ocurre como en mi caso, no debe hacernos tirar la toalla, así que a pesar de esas barreras, continué avanzando por el camino que sentía que quería seguir. Un camino que me llevaría a mi nueva META.

Actualmente, realizo procesos de Consultoría y Asesoramiento en Branding, Comunicación Integral, Marketing Digital, Redes Sociales…, para empresas y emprendedores, y colaboro como asesora en dichos temas con la empresa Intelligenia, gran especialista en Negocio Online y en Alta Tecnología Web. Las empresas y proyectos necesitan ser vistos, y necesitan no equivocarse en los pasos que dan, sobre todo en la Red, y ese es un campo que me apasiona y, podemos decir, que me muevo bien.

Aparte  realizo acciones formativas en empresas y Universidades. Y lo mismo hago en mi otra vertiente como Coach, donde imparto a empresas e instituciones formación para el desarrollo de Habilidades Personales y Directivas, Gestión Emocional (Inteligencia Emocional), alcance de Metas… Me gusta ayudar a que otras personas también den pasitos hacia sus objetivos.

En general me he especializado en un campo en el que a pesar de que últimamente hay bastante competencia, la verdad es, que hay muchas oportunidades, pero sobre todo satisfacciones.

En el campo de la comunicación digital (Marketing Online, Social Media,…) han surgido muchas personas y empresas que ofrecen asesoramiento y servicios. En este campo he conjugado tres puntos fuertes de mi “mochila”, para así poder ofrecer algo diferente y de bastante valor añadido:

  • Formación y gran experiencia en el campo de la comunicación empresarial
  • Formación y experiencia en el mundo digital y medios sociales
  • Formación y experiencia en el mundo del coaching, lo que me ayuda a crear estrategias de comunicación pensando no solo en la empresa, sino en las personas con las que se va a interactuar.

Todo esto teniendo en cuenta que la solución de hoy día no es solo las 2.0, sino que hay que aunar de forma inteligente estrategias online con estrategias basadas en medios tradicionales, ya que este tipo de acciones no suman resultados, sino que los multiplican.

Y para reinventarme en este campo, desde hace dos años tengo una agenda bastante diferente a la que tenía antes de comenzar esta senda. Dedico tiempo cada día a aportar contenidos en los medios sociales y en mi blog, y como no, a interactuar con todas las personas que cada día me acompañan en estos medios. Otra parte de mi tiempo la dedico a seguir buscando más información y novedades sobre mis campos de especialización, ya que este mundo digital avanza muy rápido, y no puedes darle la espalda ni un día. Además de esto, suelo dedicar grandes espacios temporales a crear material para los cursos de formación que imparto, ya que la calidad de los materiales debe ser máxima. Y como no, otra gran parte de mi tiempo la dedico a estudiar y asesorar en proyectos empresariales en los que una de sus bases sea en el mundo 2.0.

Podría decir que la presencia en los medios sociales, interactuar con las personas y dedicar parte del tiempo a aportar información de valor a los demás, son clave importante para que un nuevo proyecto tenga éxito, ya que estamos viviendo cada vez más en un mundo interconectado, en el que no nos debemos quedar fuera. Y no hay que tener miedo a estar dentro. Todos podemos aportar valor en la Red sobre los temas en los que somos especialistas y/o nos apasionan, no hace falta ser escritor o periodista para crear un artículo útil, o dar aportes de valor en las Redes. Lo que sí es necesario es cumplir unos mínimos, ya que si se decide estar, hay que estar bien, hay que ser coherentes en la comunicación, hay que pensar qué se dice y por qué se dice, pensar que si se está  construyendo una imagen, se debe tener muy clara la separación entre lo que representa esa imagen profesional y otras aficiones personales que quizá no estén alineadas con la misma.

En mi caso concreto, intento aportar cada día un poquito de mi visión sobre este mundo de la comunicación mediante mis canales sociales, como @fatimabril o en mi página DentroDelSombrero,…no aspiro a ser una gurú seguida por cientos de miles de personas, ya que en Internet esto depende de muchos factores que deben coincidir, y muchos de estos no dependen de uno, sino que también son factores externos. Solo aspiro a que la gente que me sigue se lleve cada día algo de valor, digamos que intento regalar cada día un trocito de mi, y lo hago con mucho cariño.

Por tanto, aunque los comienzos no son fáciles, cuando te esfuerzas y vas dando pasos hacia aquello en lo que crees (META), poco a poco se van recogiendo los frutos, y la fruta que dan los árboles que uno mismo ha plantado y se ve crecer, se disfruta de una forma especial. Sigo ilusionada, y seguiré en este camino durante un largo tiempo, creciendo y ayudando a quien pueda necesitarme, tanto en el terreno personal como en el profesional.

Fátima Martín Abril (Fatimabril)

Desnudando a…

…EVA COLLADO DURÁN

 @evacolladoduran

“Estoy en esta profesión por vocación y por la pasión que despiertan en mí las personas”, podemos ver escrito por ella en su perfil de Linkedin

Responsable de Desarrollo de Recursos Humanos, su preocupación son las personas, y después de ell@s está el resto.

 No le importa compartir en twitter una noticia titulada “Los directivos de las empresas se comportan como chimpancés”, ni publicar esta maravillosa foto de vacaciones en Ibiza, es natural, comprometida y, sobre todo, una gran profesional de los RRHH.

 
 

Soy curiosa e inquieta, me gusta la vida, soy de esas personas que al levantarme cada día celebro que sigo aquí.

Dicen que para enfadarse hace falta mover 150 músculos y para sonreír sólo uno…  así que prefiero sonreír. Aunque confieso ser de carácter y convicciones fuertes,  algo que mis padres me enseñaron a canalizar a lo largo de mi proceso de educación y aprendizaje.

Madre de un adolescente de 14 años que me tiene el corazón completamente robado, e intentando vivir su adolescencia no como un problema si no como una oportunidad.

Toda mi vida profesional gira en torno a la Gestión de los Recursos Humanos, un mundo duro a veces, pero muy gratificante otras.

El Recruitment 2.0 no es la alternativa, el futuro.

Como reclutadores, estamos conviviendo todavía con los medios tradicionales, aunque cada vez se usan menos. Recuerdo que, hace unos 10 años, decidí dejar de publicar los anuncios en La Vanguardia y aposté por los portales de empleo que me ofrecía el entorno Web. Ahora nacen nuevas alternativas de employer branding tipo Mycvbook o Marketyou, que nos permiten seducir con nuestros proyectos a los mejores. Pero si además  puedes compartir y conocer a esos candidatos en el timelime de Twitter, eso es algo que ya no tiene precio.

La identidad digital es muy importante y el  “sí no estás, no existes“ ahora es: “si no estás, difícilmente te encontrarán”, ¿no?

Yo trabajo en una Compañía de venta de moda on-line, con una buena presencia en las Redes Sociales y con una organización en el área de Internet muy potente. Soy una persona muy afortunada, tengo tres de mis pasiones combinadas: personas + social media + moda.

Con estos antecedentes, sólo puedo decir que me siento apoyada al 100% por mi organización, me siento valorada y sé que valoran positivamente  esa presencia digital. 

Cuando me preguntan por las Consultoras Tradicionales en RRHH, mi opinión es que muchas están totalmente descatalogadas, siguen ofreciendo modelos totalmente obsoletos, fuera de mercado y de contexto.

Estamos en un momento en el que es difícil vender servicios de consultoría por que todos tenemos mucha información.

Por el contrario, como en todo, las hay que han tenido visión y han sido capaces de transformarse ofreciendo innovación. Sólo estas sobrevivirán, las  que sean capaces de ofrecer los nuevos perfiles profesionales que va a demandar el nuevo mercado. El otro día leí un artículo que decía que el 70% de nuestros hijos trabajarán en profesiones que no existen hoy…

Recibo cerca de diez mensajes privados en Twitter semanalmente preguntándome qué hago para tener seguidores. A todos les explico lo mismo: Nada, ser yo misma. Mostrarme tal y como soy en todas las Redes: inquieta, curiosa, apasionada, positiva e intentar siempre ofrecer y generar contenido interesante, leer, compartir, ayudar, contestar, corresponder y respetar aunque no comparta todas las opiniones y, sobre todo, practicar la humildad, algo que por desgracia a veces no se da.

Si nos mostramos tal y como somos, habrá quien te aceptará y quien no. Eso no debe preocuparnos, pues quien se quede para compartir y aportarnos es quien que realmente nos interesa.

La reputación digital la construyes por que eres tú, lo que haces, como te muestras, como te comportas, como colaboras, como ayudas, como interactúas y la capacidad que tienes para generar contenido propio. Pero también se construye por que las personas que te rodean en la Red también opinan y generan  parte de esa reputación.

A diario me organizo como puedo. La verdad es que necesitaría jornadas más largas de 24 horas para poder hacer todo lo que querría o lo que se me ocurre que podría hacer…

Las Redes necesitan dedicación, pero la familia, los amigos y el trabajo más todavía. Intento conectarme tres veces al día coincidiendo con descansos en el trabajo y por la noche si dedico más tiempo, entre las 21h y las 23,30h mientras compagino casa y cena, suelo estar conectada.

Los fines de semana a parte de disfrutarlos y descansar me dan para adelantar la preparación de mis conferencias y para escribir en mi blog.

Continúo trabajando por cambiar la visión deteriorada que tienen los Departamentos de RRHH, tratando de contribuir en todo lo que pueda para generar esos cambios que necesitamos, para intentar ver en los problemas una oportunidad de mejora y seguir adaptándome a las nuevas situaciones que nos plantea el mercado. Intento dar valor añadido a todo lo que hago… Soy de esas personas que cuando me miro en un espejo necesita ver algo más…

Eva Collado Durán

Desnudando a…

…JUANELE ZAFRA

 @juanelezafra

A pesar de que este periodista de televisión y director de programas tiene a sus espaldas proyectos como “La Duquesa” o “Bienaventurados” y haber trabajado para ZZJ, Globomedia,  Bocaboca  Producciones, la Cadena SER o Antena 3 , es por sus convocatorias on line para la fiesta anual de su cumpleaños por las que este genio de la comunicación es conocido a nivel nacional:

Video-invitación Cumpleaños 2010

Video-invitación Cumpleaños 2011

¿Cómo será la de 2012?

 
 Me llamo Juanele Zafra. Soy licenciado en Periodismo por CEADE y MBA por la EOI (Ambos estudios los cursé en Sevilla. No sé por qué la gente se empeña en creer que me formé fuera de Andalucía). Creo no exagerar si digo que siempre he sido el típico chico pesado con su cuaderno de cuadritos debajo del bracito. Sí, muy a lo Truman Capote (qué pretencioso resulto, ¿verdad?). Es más, considero que si tengo un bolígrafo en la mano, ¡estoy armado! Sin embargo, esto ha cambiado radicalmente. Ahora el que tiene un boli es como el que va a la guerra con un tirachinas. Y en ese paso de transición estoy yo, como persona, y está también mi medio, que es la televisión.

Hace tiempo descubrí que a mí lo que me gusta es divertir. Una vez, charlando con el director de un centro de menores, éste me espetó: “¿Y de verdad te sientes útil? ¿De verdad crees que tu trabajo satisface? ¿Ves un proyecto importante hacer un programa de televisión los sábados por la noche en TVE, para buscar nuevos cantantes? (Gente de primera, 2005)” Yo acusé el golpe, pero respondí con la mayor honestidad: “Amigo, tu trabajo es reinsertar a veinticinco jóvenes al año… El mío es entrener a dos millones y medio de personas cuando llega el sábado por la noche”. Como os podéis imaginar, mi colega me dio la razón. Por eso, lo que me gusta, insisto, es hacer televisión.

Esos años vivía de espaldas a las redes sociales y a las nuevas tecnologías (soy de esos cuya primera dirección de correo fue de Mixmail, se llamaba algo tan raro e informal como zafrona@mixmail y, por supuesto, me la abrió un colega porque yo… ¡incapaz!). Es a partir de estudiar el MBA en la EOI cuando me doy cuenta de que algo está cambiando en el mundo de la comunicación.

Desde 2009, cuando ingreso en la Escuela, hasta ahora he dirigido “La tarde con María” unos meses (magacín de tarde Canal Sur tv presentado por María del Monte) y he sido el responsable de los contenidos de seis películas para televisión (algunas conocidas, como “Paquirri”, “La Duquesa” y “La Duquesa II”, “Días sin luz”…). Lamentablemente, en el plano profesional no he tenido la suerte de poder desarrollar estrategias vinculadas a Internet. La televisión vive dando la espalda a las redes sociales, en mi humilde opinión. ¿Y queréis saber por qué? Pienso que los profesionales del sector están siendo inmovilistas. Ellos están acostumbrados a ser un medio de comunicación líder, que funciona de manera unilateral. De alguna manera, no les interesa que esto cambie. Consideran una amenza estas nuevas oportunidades o, directamente, les suenan a chino cantonés. No existe aún el periodista de televisión con un alto nivel de control de las nuevas herramientas como Twitter. Y no hablo de un periodista que sea community manager, disculpadme. Me refiero a profesionales del sector de la televisión que controlen, comprendan y midan la llamada audiencia social como entendemos y miramos las curvas de los audímetros. Mientras las cadenas no se decidan a medir a estos espectadores, seguiremos encerrados en la tele del siglo XX.

¿Y si en mi vida profesional no he tenido la oportunidad de desarrollar ningún proyecto en Internet, por qué “me desnudan” en este blog? Básicamente, porque a nivel personal, trabajando de alguna manera mi personal brand, sí que hago un cierto uso de las nuevas herramientas.

A partir de mi paso por la EOI, me reencontré con un ambiente realmente académico. En este contexto, comprendí que podía utilizar las nuevas tecnologías y las redes sociales para trabajar la imagen que los demás tienen de mí. Fijaos qué bobada más curiosa:

Hace años celebro la fiesta de mi cumpleaños como si me fuera la vida en ello. Honestamente, cumplir años me parece un ejercicio casi olímpico. Por eso, ni corto ni perezoso, en el año 2009, decidí darle una pequeña vuelta de tuerca a la fiesta e hice la invitación por Youtube.

Fue una experiencia divertida. Unas 200 personas vieron el vídeo en las tres semanas antes de la fiesta. En 2010 se repite la estrategia. Igualamos el número de visitas en la primera semana. En 2011, hicimos el tercer vídeo. Mis colegas y conocidos, por supuesto, lo esperaban. Este año, 2012, el cuarto vídeo ha obtenido 177 reproducciones en menos de 24 horas. Sólo 36 horas después de colgarlo, ya está en 669 reproducciones. El vídeo del año 2010 lo vieron 300 personas antes de la fiesta. Se ha vapuleado la marca. Lo más importante, ya que para esto se hace el vídeo: en 2011 fueron 200 invitados a la fiesta. Todos conocidos por mí, por supuesto. 200 personas que deciden que esa noche quieren recuperar el contacto conmigo, en muchos casos, pero sobre todo, acudir a un punto donde te vas a encontrar a un montón de amigos y, sin duda, a conocer a gente nueva. El número lo controlo porque el dueño del local pone las copas más baratas a mis invitados, que se distinguen por unas pulseras enumeradas. En honor a la verdad, debo decir que cuando entregué la pulsera 200 dejé de dar más, aunque siguieron apareciendo conocidos y amigos (la fiesta suele durar unas diez horas). No me cuesta trabajo confesar que a esas alturas estaba lo suficientemente deshinbido como para dejar de procuparme por la atención al invitado, y sí por disfrutar de la fiesta. Je!

Cabe destacar que, actualmente, el evento es conocido como “Nuestra fiesta del cumpleaños de Juanele Zafra”, porque mi cumpleaños, en sí, es una excusa para que nos reunamos el mayor número de personas conocidas posibles. En ese sentido, suelen venir amigos y personas de Londres, París, Ibiza, Barcelona, Cádiz… entre otros destinos. En fin, una fiesta agendada por muchos con suficiente antelación. Y todo a partir de darle cobertura por Youtube. ¿Qué curioso, verdad? Por supuesto, el link circula por correos, por Facebook, Twitter… y este año estoy encontrando una forma muy personal en el WhatsApp. Llega muy rápido, los invitados lo ven en su smartphone y no dudan en interrelacionar contigo. Genial.

Así que, por todo esto, siempre digo que soy la primera persona que conozco que hizo la invitación a su fiesta de cumpleaños por Youtube. Aún no he visto demasiadas (por supuesto, he escuchado esos casos de fiestas convocadas por Internet que se van de madre. Esto es diferente. Aquí invito a todas las personas que hayan tenido cierto trato conmigo, antes o después), pero no dudo que es algo que aún hoy puede sorprender, aunque se convertirá en muy poco sorprendente, sino en común, dentro de poco, sospecho.

Muchas personas me preguntan, cuando me ven haciendo “el payaso” en el vídeo, si creo que me estoy vendiendo adecuadamente o si, por el contrario, estoy quedando como una persona frívola y poco seria. La verdad es que he dirigido varias veces equipos y hecho varios procesos de selección. ¿Cómo reaccionaría yo, o cómo reaccionarías tú, si vas a una entrevista de trabajo y te encuentras que tu posible futuro jefe es un freaky que cuelga semejantes bobadas en Internet? Bueno, yo pienso que el humor es algo muy serio, de veras. Todos hemos visto a José Mota, Santiago Segura, Andreu Buenafuente… disfrazados de toda suerte de anormalidades. Y trabajaría con ellos mañana mismo si me llamaran y pudiera, claro que sí. Son dignos de toda mi admiración. No me comparo a ellos, por favor, no confundamos. Sólo digo que el humor es un lenguaje que no debe menospreciarse. ¿Por el hecho de tener un carácter festivo, hay que considerar que esa persona no sabe trabajar? Bueno, mi CV, me gusta creer, despeja todas las dudas.

Si alguien me preguntara qué factor considero crucial a la hora de venderse en Internet, tengo muy claro que lo más importante es ser uno mismo y no mentir, exactamente igual que en las entrevistas de trabajo. Me parece un error -¡una ridiculez, incluso!- contar, inflar o manipular información sobre uno mismo en las redes sociales o en tus perfiles profesionales. Si hay una cosa que no toleramos las personas que seleccionamos equipos es que nos mienten. Esto tiene que ser igual para el trato cara a cara como para las redes sociales. Mostrarte cómo eres ayudará a que te localicen los que te quieren como eres. Dejo una frase para la reflexión que suelo compartir con la gente, aunque creo que muchas veces no me comprenden. A ver qué pensáis:

Nunca mientas en una entrevista de trabajo, porque corres el peligro de que te cojan

 ¿Queda claro? Si decides mentir en una entrevista de trabajo eso es porque ese puesto no es el tuyo. Y ojo, porque como te toque trabajar diez, doce, catorce horas diarias en algo que no es lo que tú realmente quieres, ¿cómo lo vas a hacer?

Muchos podéis pensar que puede ser contraproducente dar una imagen tan liviana de uno mismo en Internet. Debo reconocer que son pocos los directivos de televisión a los que les facilito el acceso al vídeo, pero bueno, se encuentra en Youtube, así que soy consciente de que no estoy siendo excesivamente discreto. Vuelvo a insisitir, si me lo perdonáis: el humor es, sin duda, mi zona de confort. Mis últimos trabajos en televisión, todas mi  películas, son dramas. Quién sabe. Quizás alguno de los directivos que contrata mis productos, antes o después, descubra esta otra capacidad mía de hacer humor y me llegue un proyecto de ficción cómico. Debo decir que todos mis compañeros suelen animarme en estas aventuras que acometo. Algunos de los productores de ficción, directores, guionistas… más reputados de este país conocen estos vídeo. Pese a que suelen estar en Madrid, algunos, vienen a mis fiestas. Qué mejor manera de apoyarme, ¿no lo pensáis?

La reputación en las redes sociales de cada uno, pienso, depende exclusivamente del esfuerzo que hagas. Tú la vas construyendo. No olvidemos esa máxima de marketing: “Tardas años en crear tu imagen; puedes destrozarla en un segundo”. Lo compro y lo comparto. Lo considero inapelable. Pero creo que en Internet esto se suaviza. Son tantos, tantos, tantos los impactos que podemos producir y recibir, que tendemos a perdonar como antes no se hacía. Pablo Alborán decía la semana pasada en una entrevista a 20minutos.es algo así, tipo: “Seguro que antes o después meto la pata en Twitter”. Jo, qué inteligente me resulta este chico. Sabe lo que hay.  Si eso, finalemente, sucede, ¿vamos a odiarle? ¿Condenarle? ¿Repudiarlo? Bisbal se entristeció porque las pirámides estuvieran vacías en el arranque de La primavera árabe, para burla generalizada. Su reputación se manchó, pero sigue y seguirá vendiendo discos. Digamos que una golondrina no hace verano. Con todo, si me lo permitís, un consejito por cortesía de mis coachers: “Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, al menos, una vez al día. Lo único importante es que, al día siguiente, el error sea otro”. Son muy pocos los “patinazos” que te mandan al limbo. Con trabajo, dedicación y esfuerzo, todo se puede arreglar. Y creedme que como periodista de televisión he cometido meteduras de pata que me han podido costar el puesto (una vez casi me destituyen como director de un programa de una televisión pública por fingir varios orgasmos en una entrevista, imitando el anuncio de Herbal Essences, por ejemplo). No me canso de repetirlo: el trabajo puede ayudarnos a superar malas decisiones.

Últimamente, ahora que hemos vuelto a mencionar a la tele, el debate está en la calle. ¿Se gestiona bien en televisión la reputación en las redes sociales? La respuesta es obvia: no todavía. Creo que se nota. Jorge Javier Vázquez, excelente comunicador, reflexiona: “No tengo Twitter porque me parecería abusivo. Ya tengo cuatro horas (ahora cuatro y media) diarias de televisión para decir lo que pienso. ¿Más voy a pedir?” Es una manera inteligente de quitarse el balón de encima. Yo, sin ánimo de meterme en las mentes de nadie y con miedo de prejuzgar, sospecho que él, además, debe tenerle cierto miedo a una herramienta en la que cualquiera se puede dirigir a ti sin filtros y con la desinhibición propia de las redes sociales.

Los profesionales de televisión, como ya apunté más arriba, no estamos preparados para hacer cohabitar nuestro medio y las redes sociales. Sois muchos los espectadores que os aburrirías de “Quién quiere casarse con mi hijo” si no fuera por Twitter, ¿no lo creéis? No es lo mismo ver “Gandía shore” mientras estamos en una segunda pantalla, que sin estarlo. Tampoco hace falta ser un genio para ver que en las noches de emisión de “La que se avecina” (T5) y “Tu cara me suena” (A3) puede haber hasta siete TT que se refieren a estos espacios. Curiosamente, la tercera opción de la noche, Isabel (TVE) nunca ha sido TT. ¿Por qué? Pues porque su público es mucho más adulto. Lógicamente, Twitter habla por sí mismo. Leyendo los tweets, las personas que hacen la tele podrían encontrar muchísimas pistas sobre lo que le gusta a la audicencia y lo que no. Esto, que a todos nos parece lógico, no se oye en los despachos de las cadenas de televisión. Se lee en la Red. Algo falla, ¿no creéis?

Os adelanto desde ya, y es raro que yo sea tan tajante en mis afirmaciones, que las audiencias no van a medirse por Internet, al menos nunca antes de cinco años (siendo muy optimistas). Porque los usuarios de la Red aún no estamos totalmente homogeneizados. Es decir, somos las personas de 15 a 45 años, casi mayoritariamente. Medir las audiencias de la televisión a partir de la llamada audiencia social es darle la espalda a demasiadas personas, así que aún no es el momento.

Con todo, ya deja Internet muchas pistas, muchas posibilidades. Imaginad que sois una gran empresa. ¿Qué prefieres? ¿Qué tu anuncio lo vea un chico de 30 años o un señor de 50? Pues lo normal es que te interese el joven, a menos que seas Mercedes, BMW –y esto se puede discutir- o si eres Corega (pegamento para dentaduras postizas. Aquí sí que no hay debate). Nos interesa el joven porque es el que gasta, mientras que el señor de 70 años, históricamente, lo que compra a diario es el pan y el periódico. Poco más.

Para ser totalmente justos, llegado este punto, hay que señalar que, por primera vez en nuestra historia, la tercera edad tiene más poder adquisitivo que la juventud, de acuerdo a los datos presentados  por el Ministerio de Empleo el octubre pasado, así que lo mismo los anunciantes deciden cambiar los vientos pero, tradicionalente, el trozo más goloso de tarta era este target joven (25 – 45 años). La crisis, también aquí…

Por todo, me atrevo a afirmar que, en estos momentos de cambios, ahora que cada euro que poseemos tiene mucho más valor que el que tenía hace cuatro años, es muy importante que los anunciantes (esos que mantienen la tele, esos a los que hay que satisfacer) utilicen todo el potencial de las redes para llegar mejor a sus clientes. Desde luego, las cadenas de televisión están intentando adaptarse, decir otra cosa sería injusto, pero pasa por evidente que está siendo una transición lenta y pesada, paradójicamente, pues vivimos en el punto álgido de la velocidad en la transmisón del conocimiento.

En conclusión –si has logrado llegar hasta aquí eres mi héroe o heroína, gracias, de veras-, creo que las pequeñas afirmaciones más útiles de toda esta perolata son:

–      Sé tú mismo en tus perfiles y en tus redes sociales. Tú eres único y singular. Aprovéchalo.

 –      La televisión sigue siendo la joya de la corona en inversión publicitaria. Pierden terreno poco a poco, pero prefieren mantenerse en su forma habitual que reciclarse, pues conlleva formarse en un nuevo medio, lo cual exige un esfuerzo para el que no todo el mundo vale. A mí este momento me recuerda al paso de la radio a la televisión o, antes, el paso del cine mudo al sonoro. El que se recicle, ganará. El que se quede… perderá.

 –      Las redes sociales dan pistas a anunciantes y programadores sobre qué es lo que quiere la audiencia. Actualmente, se puede llegar a afirmar que no se aprovecha todo este potencial. ¿Quién y cómo lo haga? Es aún una incógnita, pero la ecuación está muy cerca de resolverse, sospecho.

Ya me despido. Por supuesto, si tienes alguna duda, alguna observación o crees que puedo hacer algo por ti, no dudes en escribirme. Es más, me despido con la frase que tengo puesta de status en mi WhatsApp: “¿En qué puedo ayudarte?”, porque creo que esto de las redes sociales tiene que consistir en ayudarnos los unos a los otros y compartir. Así que no lo dudes. Si me necesitas: ¡teclea!

Juanele Zafra

Desnudando a…

 

… JUAN RIVERA

Docente implicado con todo aquello en lo que participa. Siempre afable y rodeado de ávidos de conocimiento y experiencias por su parte. Profesor en la Universidad Pablo de Olavide e instituciones como la Fundación Ortega y Gasset. Muy unido a Estados Unidos, como nos contará, imparte en Georgetown formación a directivos para fomentar su capacidad de liderazgo.

 

Actualmente lidera la compañía Managing Partner European Institute for Leadership, una Consultora para el desarrollo del liderazgo para la competitividad donde el capital humano es su gran valor.

 

Siempre sonriente y dispuesto a charlar, nos cuenta su experiencia de vida.

Juan nos ha dicho:

 Aunque he estado 20 años trabajando en management, siempre tenía la espinita de la docencia. Al volver a España empecé en la Universidad y siempre ha sido una experiencia muy reconfortante para mí. Trabajar con gente más joven, con vitalidad, diferentes, con inquietudes; me genera energía y aprendizaje. Creo haber desarrollado relaciones muy efectivas con mis estudiantes, pasando muchos de ellos a ser “colegas” ahora, e incluso a trabajar conmigo en diferentes áreas y países. No sé, creo que es la “aspiración al legado” del ser humano, a la trascendencia, al dejar algo detrás de ti.

Ahora está de moda eso de salir fuera. Yo lo hice en 1977, me fui a Madrid. En 1979 me fui a Inglaterra y USA, llevo todo este tiempo por esos mundos de Dios…

Intento “conocer” al otro, a las otras personas, y comprenderlas, pero progresivamente me inclino a valorarlas –a medida que sé de dónde viene y por qué-.

 Creo que hay una tendencia a no juzgar a las personas cómo algo positivo, cuando yo pienso lo contrario. Hay que hacer juicios de valor –de lo bueno y lo malo- pero para ser medianamente justo –y coherente consigo mismo- hay que intentar “ponerse en los zapatos” de la otra persona. Si no usamos juicios de valor – de lo bueno y lo malo- al final lo malo puede prevalecer; veamos la Historia europea –y mundial- del Siglo XX….

Soy muy crítico con esto del coaching, me inspira mucho respeto el término. Prefiero hablar de que trabajo en desarrollo de personas (en concreto, en procesos de desarrollo de liderazgo –individual y grupal- basados en autoconocimiento y feedback). Creo que mi inquietud es la misma que el trabajar en la Universidad. El trascender a través de otros, de ayudar a otros.

 En los últimos años cada vez más uso métodos socráticos; preguntar en vez de enseñar para generar aprendizaje (en realidad esa es la base de Bolonia, que se ha quedado en nada en la universidad española). Es lo de dar pescado o enseñar a pescar; dar soluciones y respuestas a las personas o hacer que ellas encuentren sus propias alternativas.

 El coaching es una metodología –entre muchas otras- de desarrollo de personas. Pero se ha generado un boom en España. Hace 5 años una de las grandes empresas españolas generó un proceso de coaching para 350 directivos de la empresa; pagaban 6.000 euros por proceso (6 sesiones: 1,000€/hora!!) porque no había coaches. Hoy se hacen procesos de coaching (a través de 1-2 intermediarios) en el que el coach al final cobra 40-50€/hora.

 Siendo una metodología muy válida, se ha simplificado en exceso (hay cursos de coaching por Internet y títulos de expertos en coaching con 2-3 fines de semana). Pero ante todo se ha comercializado; varias institutos (empresas) e incluso universidades “hacen dinero” con eso de las “acreditaciones” de coaches y eso lo desvirtúa todo. Mucho directivo pre-jubilado, como tiene experiencia directiva y no saben qué hacer los próximos 20 años, al haber escuchado (porque pasaba) que eso del coaching da mucho dinero y se puede formar uno rápidamente, “se han metido a” ser coaches en base a su experiencia.

 Por otra parte, las empresas españolas (muy enfocadas en la acción, en resultados a corto) ven eso del coaching como algo que está de moda y que puede cambiar a su directivos con 3-4 sesiones en un mes (que locura!!), por lo que los Directores Generales dan órdenes a sus Directores de Recursos Humanos “que le hagan coaching” a X directivos en 1-2 meses para que cambien de la forma de trabajar. Se quieren imponer fórmulas sencillas para problemas tremendamente complicados (i.e.: todos los problemas de mi empresa viene porque mis subordinados –ahora colaboradores- no quieren cambiar, así que necesito algo rápido para que cambien ya, pero yo no, porque soy muy importante/ocupado y yo no tengo que cambiar nada).

El mercado está creciendo (y crecerá mucho más), pero se puede “desvirtuar”. Se trata de una explosión parecida a la que hubo hace unos años con lo del “outodoor”. Es una metodología útil para su uso puntual y como elemento de reflexión. Si se usa para intentar resolver todos los problemas de liderazgo de una organización al final “pasa de moda” porque se ve como inútil.

El problema, creo, es que todavía esto de la “formación” (o desarrollo de personas) está muy poco profesionalizado. Hasta las mejores empresas (algunas multinacionales americanas europeas, americanas ya no tanto) sólo “hacen formación (ahora basadas en modelos de gaps competenciales) y sólo miden el índice de satisfacción de los participantes en los cursos, y lo miden sólo con cuestionarios que pasan en el momento inmediato de acabar su trabajo. No se mide el impacto en la organización, el cambio de las personas a medio y largo plazo (a 12-18-36 meses). Y los “formadores”, por tanto, se centran en lo que se mide, en que los participantes salgan satisfechos con el curso.

Creo que muchos de los problemas que tenemos en España (mucho más en Andalucía) vienen del modelo mental religioso de un estoicismo trasnochado; “soy bueno porque lo paso mal”. Creo que nos tenemos que desvincular (mental y vitalmente) de ese modelo para ser felices y más efectivos en lo que hacemos y en nuestras vidas. Pasar del “ser culpables” (se sigue usando mucho en España, en personas no creyentes) al ser responsables; simplemente asumir lo que hacemos y sus consecuencias.

Cada vez tengo gustos más sencillos… Pasarlo bien con las personas a la que amo… pasarlo bien haciendo cosas que me apasionan… y que por ello creo que hago bien…Filosofía casi hedonista…pero vital.

 Cada vez que me preguntan ¿Cómo estás? Siempre digo: mal, pero mejor que el 99% de la población española. Hay que ver las cosas en perspectiva: hay gente que lo está pasando MUY MAL en España y yo simplemente estoy haciendo cambios, para mejor…

Operar en Europa y EEUU no me ha cambiado la vida. Siempre (por estudios, trabajo y familia) he estado relacionado con EEUU; habré viajado allí unas 30-40 veces en los últimos (muchos) años. Pero ahora más; me resulta más cómodo (y me lo paso mejor) trabajando en Washington que en Sevilla, por lo que cada vez voy más para allá. Lo que contaba antes: me vuelvo hedonista, sigo la “energía”; si allí me va mejor y me lo paso mejor, pues iré cada vez más allá; no hay que hacer ningún “plan estratégico” ni DAFO vital (que se han puesto de moda ahora). Está claro; y encima mi hija cada vez le tira más los EEUU y se irá a estudiar allí…pues allí le sigo…

Como se dicen en inglés “so far so good”: Vaya, que bien por el momento. Sevilla es una ciudad muy cómoda para compatibilizar trabajo y familia. Por otro lado, nosotros como familia siempre estamos viajando (mi hija con 3 semanas tenía dos pasaportes y naciendo en Sevilla vivía en Moscú y con 6 meses había estado en 7 paises). Tenemos muy interiorizado lo de los viajes, en especial a los EEUU (mi mujer es americana y mi hija 50/50).

La tecnología todo lo cambia. En especial en la “formación técnica” las diferentes metodologías remotas pueden ayudar mucho. Está muy de moda eso del “blended learning” (vaya, batiburrillo de metodología virtuales y presenciales) que creo que son muy útiles.

Dicho eso, estas metodologías no son tan útiles en el ámbito de las “competencias sociales y relacionales” (vaya, en temas de liderazgo). Esto del liderazgo no va de “saber cosas” sino de relacionarse de forma efectiva con otras personas. Y ahí que el e-learning no funcione (sólo de forma limitada para algunos temas); hay que relacionarse, hacer cosas juntos para ser más efectivos.

En mi empresa tenemos dos áreas de negocio: desarrollo de liderazgo en las personas y organizaciones y ayuda a la mejora de la competitividad (liderazgo) de empresas en el mundo global (ayuda a la internacionalización). Tenemos diferentes personas para ambas áreas, pero el foco es el mismo; cada vez más fuera de España (EEUU, en concreto Washington).

Llevo 7 años dando clases en Georgetown en un programa que se llama “Liderazgo para la competitividad global”; ambas áreas resumen ese programa; desarrollo de personas y proyectos en un mundo global para ser mejores y más efectivos. En EIL definimos liderazgo como “construir futuros deseados compartidos” o más técnicamente “roles y procesos que permiten a las personas trabajar de forma efectiva para conseguir el bien común –en entornos de progresiva igualdad, complejidad e interdependencia- a través de fijar dirección, alineación y generar compromiso.

 

Mi actual situación es de cambio, mucho cambio, pero centrado en liderazgo de personas y organizaciones. Aprendiendo de gente joven (mis estudiantes, ahora colegas) y “conociendo mujeres” (mi tesis doctoral: Liderazgo sexo y género) como forma de conocer al otro, para poder conocerse a sí mismo, para comprender el sentido de la vida e intentar generar trascendencia (en especial ante la falta de creencia religiosa). Vaya, me he puesto serio 😉

 

Juan Rivera