Aciertos y errores no calculados…¿sabes reconocerlos?

Ayer por la mañana, mientras conducía por la SE-30 en Sevilla (he de reconocer que soy poco hábil al volante y que esta semana la ciudad está casi desierta al celebrarse la Feria de Abril), en una de las incorporaciones al tráfico, un arriesgado conductor se precipitó a mi carril por delante del coche, y una conductora de moto confiada le siguió sin apenas mirar hacia atrás.

Hasta aquí, todo es normal a las 8:30 de la mañana en una ciudad transitada y con tejido empresarial, ¿cierto?

Lo que me sorprendió y me ha hecho pensar es que la conductora de la motocicleta, cuando fue consciente del peligro que había corrido, literalmente se echó las manos a la cabeza al casco, y me pidió disculpas acto seguido.

A esa hora es preferible no maldecir el tráfico, yo prefiero buscar analogías, y encontré esta:

¿Sabemos reconocer un error y nos alarmamos cuando, en nuestras empresas, no hemos hecho algo bien?

¿Reconocemos en qué hemos errado y actuamos en consecuencia?

¿Seguimos a quien va delante sin preguntarnos si hay otras posibilidades?

¿Analizamos lo que hemos hecho, o culpamos a los demás o al entorno que nos rodea?

¿ACTUAMOS PARA CAMBIAR?

Diana Torres

 

Desnudando a… (FEBRERO)

Julián Hernández Ranz, licenciado en Humanidades y dedicado a partes iguales a la tecnología y la gestión de clientes.

Brillante en sus exposiciones online, promotor de negocios digitales y, por encima de todo, un competidor extremo que hasta ahora ha centrado su energía en el pádel.

Me llamo Julián Hernández Ranz, soy natural de Mérida y licenciado en Humanidades por la Universidad de Extremadura. Orienté y completé mis estudios académicos con una formación en RRHH y en finanzas. En la actualidad y desde hace ya cinco años trabajo para una entidad bancaria.

Por otro lado, hace un par de años emprendí un proyecto paralelo que nada tiene que ver con mi profesión laboral. Creé un blog personal (http://avioncito24.com/) donde contaba historias, algunas muy malas y otras aun peores, sorprendentemente hubo gente a la que le gustó. Cuando empecé con aquello mi relación con el mundo de la tecnología era nulo pero con ayuda de gente cercana (siendo terriblemente insistente y pesado) conseguí más menos dominar el blog.

Los comienzos fueron duros pero ilusionantes, alojé el blog en Blogspot y me resultaba extraño el poco flujo de visitas que tenía cosa que me hizo plantearme dejar aquello. Pero no lo hice, continué, incrementé mis post hasta regularizar mis publicaciones a una diaria cosa que provocó un pequeño incrementó en las visitas. El empujón definitivo fue cuando comencé a apoyarme en las redes sociales y entonces todo cambió. Las visitas fueron incrementándose poco a poco, un día me leían diez personas y a la semana siguiente eran cincuenta y así hasta las hasta más de trescientas, había días que superaban las cuatrocientas visitas diarias. Todo dependía de quien compartiese la publicación aquel día o que la persona adecuada le diera a “me gusta” en Facebook. De hecho pensaba que  el contador se había estropeado.

El incremento de la difusión y el número de visitas sin duda alimentaba mis ganas de seguir escribiendo y escribiendo, además (esto va a sonar chovinista) se daba el hecho de que mucha gente me comentaba lo que le había gustado aquel post y lo que se había reído con ese otro.  El reconocimiento en algo en el que has puesto tanto esfuerzo  nutría mi empeño en que esto fuera más. De ahí que pasase a alojar el blog a WordPress (compré hasta el dominio) que ciertamente ofrecía más herramientas y posibilidades que el anterior, también entiendo su funcionamiento como algo más complicado. Casi dos años estuve publicando un post diario hasta que poco a poco lo fui dejando. Llegó un momento en el que lo que escribía no me gustaba ni a mí y aun así seguía publicando, así que lo dejé.

Hace unos meses, y viendo que había renovado automáticamente el dominio, decidí quitarle las telarañas, soplar el polvo y darle un nuevo aire al blog. Corregí mucho de los post, cosas que no me gustaban, muchos los borré directamente y de muy de vez en cuando hacía alguna publicación nueva. En actualidad estoy desarrollando un nuevo proyecto, esta vez con colaboradores y así que el trabajo sea más llevadero porque ciertamente esto engancha y agota a partes iguales y más cuando lo compaginas con una carrera laboral ajena a este mundo. Por cierto ya que estamos ánimo a quien quiera a colaborar, aquí podréis ver las bases: http://deporteyensayo.com

Por último, para despedirme, me gustaría dar un consejo a quienes tengáis el gusanillo de hacer un blog, podéis tomarlo o no, yo soy más de pasar de los consejos pero ahí lo dejo. Digamos que el blog es el canal donde exponer lo que tengáis en mente y las redes sociales el difusor de ese canal, el apoyo en ellas es fundamental para el divulgar vuestro mensaje, pero por encima de todo, lo realmente importante es el mensaje, lo demás son meras herramientas. Ahí es donde te tienes que bregar.

“Sin un buen mensaje lo demás no importa”

Julián Hernández Ranz

Desnudando a… (ENERO)

…IGNACIO DELGADO

@eljovenaprendiz

26 años. Finalizando su último año Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas en la Universidad de Sevilla.

Ha compatibilizado su formación académica con la gestión operativa de Imaginática, una organización sin ánimo de lucro que organiza bianualmente un congreso para acercar universidad y empresa.

Una de sus grandes virtudes es el trabajo en equipo, pragmatismo en la organización y el contacto constante con tecnologías innovadoras.

No tiene grandes referentes, sino que admira a sus propios compañeros, a las personas que se esfuerzan por llegar a sus objetivos, a aquellos que con dedicación y empeño logran sus sueños.

Soy un chico bastante normal, me gusta pasar el tiempo con mis amigos, leyendo, escuchando música y, supongo que por vocación, buscando novedades y noticias que van saliendo en el mundo de la tecnología/informática. Acabo de empezar a desarrollar una aplicación para iPhone/iPad, me voy a encontrar con mil problemas seguro xD.

En un comienzo, no tenía en mente estudiar ninguna de las ingenierías informáticas que hay, siempre me gustó el dibujo y mi primera opción fue diseño gráfico pero, por avatares del destino acabé en la ETSII. En los años que llevo aquí, he aprendido mucho de las personas. Algunas veces es inevitable desanimarte, pero aquí no puedes permitirte el venirte abajo. El padre de una amiga me dijo una vez que ésta es una carrera ‘árida’ y creo que es la mejor definición que he escuchado nunca de ella.

De un tiempo a esta parte ha sido inevitable pensar en dónde me gustaría trabajar cuando acabe los estudios. Tengo la fortuna de estar en un sector que se está defendiendo en estos tiempos tan difíciles y de contar con muchos amigos que ya están trabajando y me comentan sus experiencias.

A día de hoy, el campo que más me llama la atención es el desarrollo web. Mi proyecto fin de carrera trató sobre gestores de contenidos en red, fue una experiencia enriquecedora y con muy buenos resultados. Quizás eso condicione el querer empezar en este sector pero sería muy valiente cerrarse a otro tipo de trabajos.

Cuando hablo con compañeros de la carrera, me invitan a irme a Madrid o a otra ciudad para trabajar. La mayoría coincide en irse durante un tiempo para, a largo plazo, volver. No descarto el viajar a otra ciudad o incluso otro país para encontrar trabajo pero, creo que para comenzar, Sevilla no es mal lugar, hay muchísimas empresas en las que puedes ganar una gran experiencia y abrirte muchas puertas.

Comencé en Imaginática gracias a una compañera; me mencionó que había unas jornadas organizadas por alumnos y, a pesar de que la cosa me llamaba la atención, si no es por ella, no creo que hubiese entrado a formar parte de esta familia, es una de las cosas por las que siempre le estaré agradecido.

Los momentos que he vivido con los compañeros y amigos de la asociación tanto dentro cómo fuera de la escuela han sido muchos y muy buenos, siempre hemos tenido mucha suerte con los compañeros que han decidido participar.

Una de las cosas que he aprendido en esta etapa es que para poder ofrecer a nuestros compañeros unas ponencias que realmente les interesen, es necesario, por no decir obligatorio, hacer un seguimiento de las noticias y avances que más les llaman la atención. No es responsable elegir lo que a un pequeño grupo cercano le gusta desatendiendo a la mayoría. Mediante este seguimiento y en mi opinión, creo que los sectores que rcecen y están en auge son las aplicaciones móviles (IOS, android, Windows mobile, Firefox OS en breve…) y el desarrollo web que, a pesar de llevar más tiempo, no parece flaquear.

Recomiendo muy encarecidamente a los alumnos universitarios a entrar en asociaciones pero ojo, la prioridad nunca deben dejar de ser los estudios. Cuestan demasiado esfuerzo y dinero.

 En las asociaciones aprendes lo que no enseñan en las clases. Yo, personalmente, he aprendido a gestionar a un grupo de personas a mi cargo para organizar a tiempo una actividad, trabajar en equipo, tratar con cargos de empresas e instituciones, no dejarme llevar por los nervios ante situaciones de mucha presión con público…

 Son eventos para las que los profesores no te pueden enseñar y es una oportunidad inigualable.

Según mi experiencia, no es necesario tener cualidades especiales ni un gran currículum para hacer algo grande. En los últimos años, profesores del MIT, abogados, miembros de destacadas empresas dentro del ámbito de las redes sociales o las telecomunicaciones, nos han felicitado por el trabajo desarrollado durante las jornadas. No importa que seas el mejor en algo para formar parte de algo grande. Una de las preguntas más importantes que me hicieron al entrar y hemos seguido  haciendo a los compañeros que querían formar parte de Imaginática era ‘¿Qué te gustaría aprender a hacer?’.

Somos estudiantes, pero, antes que eso, somos personas y siempre podemos seguir formándonos aunque no todo sea código o números.

A día de hoy no me planteo otra cosa que no sea acabar las asignaturas que me quedan y sacar adelante las próximas jornadas. Espero acabar el curso con un pie en el mercado  laboral y poder usar las experiencias que he estado ganando estos años atrás organizando las jornadas.

Ignacio Delgado

Desnudando a…

 

…DANIEL CASTAÑEDA

@danielcastaedas

Daniel Castañeda, consultor de sostenibilidad en tu-entorno, la empresa que fundó hace tres años tras su paso por organizaciones ejerciendo de inspector ambiental, técnico de medioambiente, consultor y responsable de calidad y medio ambiente.

Podéis encontrar a Daniel, licenciado en Ciencias Ambientales, en los eventos de Catas y Tuits, un proyecto que surgió de la mano de 6 amigos para apoyar, unir, promocionar y dar difusión al sector agroalimentario a través de las Redes Sociales. Ya van por la V Edición, y como particularidad, estos eventos cuentan con un Speakers’ Corner, un espacio donde, en 5 minutos, puedes exponer cualquier proyecto, producto o plan de empresa que consideres interesante para ti y para los asistentes.

Amante de las buenas costumbres, transmite tranquilidad en su despacho… ¡Hasta que surge un debate interesante!

 

Soy una persona inquieta y comprometida. Me gusta trabajar por mejorar las cosas, y, antes de quejarme, prefiero implicarme y ayudar al cambio.

 Comparándome con otras personas, suelo dormir poco, ya que mis habituales biorritmos me sitúan como una especie de “avis nocturna”. Me agobia no llegar a la cama muy cansado, porque pienso que no he rendido lo suficiente o no he sido lo suficientemente productivo en el día, por lo que el escaso tiempo de ocio que me permite mi jornada laboral, lo dedico a participar en organizaciones y proyectos de diferente calado.

Soy un poco torpe en las manualidades, y en cuestiones artísticas, y futbolísticamente me asemejo más a un defensa central que despeja balones, que a un media punta pelotero y de toque.

 Sin embargo, me apasionan las empresas, me apasiona la gestión de grupos y organizaciones, y me siento muy cómodo en la organización y toma de decisiones. En el ámbito profesional intento conjugar la efectividad, con la imaginación e improvisación, por eso me siento a medio camino entre Morante de la Puebla y Enrique Ponce. Me definiría como un “facilitador”.

Los resultados del test Myers-Briggs (MBTI) indican que mi perfil profesional es “ENTJ”, con una “N” de intuición, muy marcada, que seguramente justifique o provoque ese afán organizativo y de gestión.

 Apasionado de mi profesión, me identifico con el lema, “Si necesitas que tu negocio sea más eficiente, pon un ambientólogo en tu vida” 😉

Personalmente, he tenido el enorme privilegio de haber coincidido en oficinas, industrias y proyectos con grandes profesionales, con los que he aprendido, y de los que he aprendido muchísimo. Muchas de las habilidades que intento explotar a diario, las he adquirido inspirado en muchos de mis compañeros y algunos jefes.

Una empresa es una “persona” jurídica, y, como tal, posee sus propios ritmos, tiempos y prioridades. Sin embargo, las empresas las hacen las personas que están detrás de ellas.

Las personas, el recurso más importante en las empresas, son las que le aportan su identidad, y logran que cada día funcionen las cosas

 Como formación para ejercer una carrera profesional, confío en el “learning by doing”, más que en los estudios universitarios. La Universidad sigue instalada en la formación de conocimientos, pero en el mundo empresarial, las habilidades son mucho más apreciadas y limitantes: hoy en día trabaja mucho mejor una persona que sabe gestionar correctamente su tiempo a pesar de no disponer de todos los conocimientos en un materia, que una persona erudita con una mejorable capacidad de gestión personal. Tampoco podemos obviar que Google, muchas veces, hace milagros.

Creo que de mi paso por otras compañías, lo que más me costó aprender fue separar el aspecto “personal” del “profesional”. Cuando consideras que detrás de una responsabilidad en el trabajo hay una persona, tus objetivos y expectativas cambian.

En el trabajo, siempre he sido muy inconformista, he intentado hacer mi trabajo de la mejor forma posible. Esto a veces, chocaba con las estructuras y procedimientos implantados en las empresas. Si percibes que puedes hacer tu trabajo mejor, ¿no te vas a esforzar por conseguirlo?

Hace unos 4 años se me presentó la oportunidad de lanzarme por mi cuenta. Y así lo hice. Me di de alta como autónomo, y a medida que iba teniendo más proyectos, vimos necesario constituirnos como S.L., proyecto al que he destinado todos mis ahorros.

 El reto consistía en que nosotros no cayéramos en los mismos errores que habíamos detectado en nuestros anteriores trabajos, de ahí que el distintivo de tu-entorno sea “Hay otra forma de hacer las cosas”. Queremos aportar valor de una forma cercana y directa con nuestros clientes, que más bien son colaboradores nuestros.

 En mi caso, creo que es realmente apasionante comenzar un proyecto desde cero, en el que puedas contrastar y mejorar cada etapa de tu producto o servicio, para así poder conseguir la excelencia en el trabajo y la máxima satisfacción de tus clientes. Pienso que es mucho más satisfactorio ver que has podido ayudar a alguien en su día a día, en su trabajo, que observar un cobro de una factura.

Ser emprendedor te permite definir hasta dónde quieres llegar, y en tus capacidades está la virtud para poder conseguirlo.

 ¿Cómo fueron mis inicios? ¡¡Todavía estoy empezando!! Todo el mundo dice que los inicios siempre son duros. Completamente de acuerdo. Sin embargo, lo más llamativo es el abismo que he percibido entre “lo que quieres llegar a ser/hacer” en tu proyecto, en tu empresa, y “lo que tienes que hacer para sobrevivir/facturar”. A medida que se van aproximando estos 2 conceptos, vas cumpliendo tu objetivo como emprendedor.

 En este sentido vi una entrevista en televisión a Ferrán Adriá que explicaba que, al principio, su restaurante no generaba los suficientes ingresos como para invertir en investigar nuevos platos y técnicas de cocina, y por eso, porque necesitaban liquidez, decidieron montar un catering para eventos, idea que nunca había querido hacer porque iba en contra de su proyecto, y que detestaba, pero que, finalmente, esta decisión le permitió montar su laboratorio. Adriá decía que este catering les había permitido “comprar su libertad” para poder hacer lo que realmente querían hacer. En eso estamos nosotros 😉

 Veo muchos emprendedores “esclavos” de sus Planes de Negocio por no haber podido/sabido “comprar su libertad”, al igual que veo empresas esclavas de su cuenta de resultados que no pueden mirar más allá. Hoy en día, esto del emprendimiento, cada vez más, se asemeja a un arte y se aleja de una ciencia o una técnica. Por eso es muy importante dedicarte a lo que te guste, a lo que realmente te apasione.

 Al fin y al cabo, emprender es como montar en bici: sólo se aprende si te lanzas y lo intentas. No existen recetas ni reglas para esto.

Nosotros empezamos muy poco a poco, supliendo nuestra reciente presencia en el mercado con mucho esfuerzo e ilusión, y con ideas nuevas, fundamental en un sector tan explotado como el que nos encontramos. Lo más difícil al principio (aunque no lo parezca) es “llegar a cobrar” lo facturado. Todas las empresas están sufriendo la crisis, y nosotros también hemos experimentado el “síndrome del mal pagador”. Esto supone un golpe en la línea de flotación de un proyecto, que comienza a andar, pero hay que echarle imaginación para poder seguir trabajando.

 @tuentornocom nunca ha recibido ninguna ayuda o subvención, y, cuando hemos necesitado liquidez, hemos acudido a financiación privada. Está claro que la liquidez es una de las principales limitaciones del emprendedor, pero existen muchos recursos para encontrarla.

 En alguna ocasión hemos llegado a la conclusión de que, actualmente, hay muchas personas dispuestas a ayudar al emprendedor. Incluso podríamos decir que hay más personas ayudando a emprender que emprendiendo. La cuestión reside en que, muchas veces, estas personas no están bien formadas para el asesoramiento que necesitan los emprendedores, y que las ayudas son muy dirigidas a ciertos grupos o sectores. Sin embargo, el emprendedor es una persona que es capaz de buscar y gestionar los recursos necesarios en un panorama de escasez, por lo que, mi recomendación a los emprendedores es que trabajen, que se esfuercen, que crean en su proyecto, que lo redefinan, que conozcan cada vez más su mercado, sus clientes, y, si pueden, que se olviden de ayudas y subvenciones. Si un proyecto es bueno, el dinero nunca es un problema, no se necesita buscar financiación, sino que ésta llega por sí misma.

 Los estudios de la Asociación Española de Empresas de Consultoría indican que el sector, en general, crece. Y eso es lo que notamos también en la Red Andaluza de Consultores Independientes, de la que tu-entorno ocupa la Vocalía de Comunicación.

 Del mismo modo, en el campo específico de la consultoría en sostenibilidad y medio ambiente, a pesar de estar conformado por empresas de cierto tamaño y muy consolidadas, que, en ocasiones han abusado de una poca especialización en sus trabajos, detectamos que hay grandes oportunidades. Este sector no es, precisamente, un océano azul, pero se aprecian nichos puntuales muy interesantes, que es donde intentamos desarrollar nuestras ideas.

El cliente de consultoría hoy más que nunca necesita “proyectos a medida”, y no trabajos estándar que no pueden llevar a la práctica. Y en esto nos esforzamos a diario.

En muchas ocasiones el consultor piensa que sólo vende “know-how”, conocimiento, que se basa en formatos y modelos que, tras algún que otro proceso, terminan por convertirse en documentación que “se copia y se pega” sin apenas adaptar a las necesidades o requerimientos del cliente.

 Hoy, en la era del conocimiento libre, del “open source”, esto no tiene mucho sentido, porque cualquiera que necesite un documento, un modelo de algo, lo puede encontrar en la red.

 Los que trabajamos en consultoría, asesoría, coaching, etc. corremos el constante peligro de no escuchar a nuestros clientes, en aras de una hipotética escalabilidad de nuestros servicios. Me gusta mucho la metáfora del empleado de una tienda de ropa, para comparar la labor del consultor: Muchas veces entramos en las tiendas de ropa y no sabemos siquiera nuestra talla, y para eso está el dependiente, para asesorarnos qué es lo mejor para nosotros, una vez que nos conoce. Pero otras veces tenemos muy muy claro lo que queremos y el dependiente se empeña en vendernos lo que no queremos, porque es “lo que todo el mundo se lleva”. El consultor, al igual que el empleado de la tienda de ropa, debe siempre escuchar y adaptar su trabajo a lo que el cliente necesita.

Las personas que componemos tu-entorno hemos trabajado en la industria antes de dedicarnos a la consultoría. Esta cualidad de “haber sido cocineros antes que frailes” pienso que nos da una experiencia fundamental, porque hemos podido estar “en el lugar de nuestros clientes”. Por lo que intentamos aportar valor en este aspecto, con una consultoría a medida, exclusiva, casi “artesanal”. El cliente de consultoría no sólo “compra know-how” sino que muchas veces necesita otros servicios más intangibles, como puede ser tiempo, posicionamiento, apoyo en la toma de decisiones… Nuestro mayor esfuerzo se centra en ofrecer a nuestros clientes la prenda óptima para su caso, con independencia de si es nuestro establecimiento el que la vende.

 De otro lado, percibimos que los negocios hoy en día se están democratizando. Las grandes empresas hoy en día aprenden de las pequeñas, más flexibles y ágiles, ya que nos hemos dado cuenta de que “la crisis es la certeza vital de las empresas”, como cuenta Pérez-Orive en su famoso libro “El gran empujón”. tu-entorno siempre está en “fase beta”, como los software actuales. Todos los años revisamos nuestro modelo de negocio, lo confrontamos con nuestro Plan de Negocio, e inventamos al menos una Línea de Negocio nueva. Esto supone una gran motivación para todos.

Por último, intentamos dar a nuestros trabajos una visión global. Tenemos experiencias que nos demuestran que “la sostenibilidad es rentable”, no sólo para grandes empresas, y que las medidas de protección del medio ambiente suponen una inversión. Éste es uno de nuestros mayores desafíos con nuestros clientes: cambiar la visión tradicional de la sostenibilidad y posibilitar una mejora en la eficiencia de sus negocios. En esta línea estamos desarrollando un pequeño manual para que las empresas puedan valorar mejor las inversiones ambientales, que pronto colgaremos en nuestra web. Queremos que las empresas sean cada vez más sostenibles, más responsables, y, en consecuencia, más rentables.

Os preguntaréis llegado este punto, como llegó a mi vida Catas y Tuits…

Catas y Tuits surge de la inquietud de sus promotores, que probablemente nos podríamos etiquetar como “early adopters” en redes sociales, y que veíamos el potencial de desarrollo que pueden experimentar las empresas aplicando los medios sociales para ello. Especialmente llamativo nos parecía el sector agroalimentario, con poca presencia en el “universo 2.0”. De ahí que decidiéramos combinar ambas cosas en un evento. Un evento que entendemos de “networking”, ya que sus participantes son de un perfil multidisciplinar, no solo grandes usuarios de los “social media”, sino que, incluso nos encontramos con personas que aprovechan la ocasión para abrirse una cuenta en Twitter. De este modo, intentamos conseguir el doble objetivo de promocionar las redes sociales, al mismo tiempo que la gastronomía y la industria agroalimentaria.

El formato permite hacer nuevos contactos, aprender un poco más de redes sociales con la breve ponencia que se imparte, conocer productos nuevos, degustarlos, e incluso enterarse de nuevas ideas e iniciativas de negocio a través del Speakers’ Corner. Y todo ello mientras tuiteas sobre cualquier aspecto del evento, y opinas sobre los productos que catas. Los mejores tuits y tuiteros también se llevan un pequeño premio, claro.

Dando un repaso al equipo promotor de Catas y Tuits, quizás yo sea el que profesionalmente me encuentre más alejado del concepto de los eventos. Por tanto, pienso que soy el que más está aprendiendo con esta iniciativa. Es por esto, por lo que intento aportar mis conocimientos en gestión y organización, para que los eventos sigan consolidándose.

 Cada evento de Catas y Tuits es diferente del anterior, y será diferente al próximo que se celebre. Creo que ésa es una peculiaridad que valoran mucho los fans del evento, que incluso han puesto en marcha algún que otro “Catas y Tuits at home”. Actualmente nos encontramos en una fase de desarrollo e implementación de nuevas ideas, para poder dar un pasito más en la propuesta del evento. Todo esto se podrá comprobar en febrero, cuando, si todo va bien, realizaremos la siguiente edición.

 Respecto a tu-entorno, sí tiene actividad en Twitter y Facebook, y página en LinkedIn. También realizamos una “curación” de contenidos en Scoop.it donde gestionamos 2 páginas: una sobre “Iniciativas sostenibles, y otra sobre “Empresas Responsables”. Todo esto ahora lo estamos integrando en nuestra web y blog, que estamos rediseñando y relanzando. Esta presencia en redes sociales es una consecuencia directa de una de las líneas de negocio que esperamos lanzar antes de fin de año, un “Formulario de autodiagnóstico ambiental para PYMEs”.

Como conclusión, veo que el emprendimiento más que una actividad es una opción o estilo de vida. Además de tu-entorno y Catas y Tuits, colaboro con otros 3 proyectos empresariales, como es la última empresa en la que participo con otros socios, una compañía de asesoramiento y ayuda en la búsqueda de financiación para emprendedores y start-ups.

Conozco a pocos emprendedores que una vez que hayan comenzado, no se hayan atrevido con otras iniciativas.

Me encanta conocer nuevos proyectos y nuevas personas, y siempre que puedo, intento echarles una mano. A muchas personas que empiezan en el mercado laboral, les falta un poco de orientación profesional, y aquí es donde intento aportar algo.

Respecto a tu-entorno, este año 2012 ya lanzamos una nueva línea de negocio, el “Environmental Business Game”, un juego de simulación de empresas basado en la gestión ambiental, y estamos trabajando para poder impulsar una segunda: el Formulario de Autodiágnostico. Asimismo, ya pensamos en otras 2 nuevas propuestas innovadoras para 2013.

En fin, si has llegado leyendo hasta aquí, muchas gracias por tu interés y tu tiempo: has hecho un ejercicio homérico. Simplemente, recordarte que, si tienes una idea, de cualquier tipo, y necesitas una mano, o alguien que la escuche, no dudes en contar conmigo. Encuéntrame detrás de @danielcastaedas, o, mucho mejor, pásate por la próxima edición de @catasytuits, y nos conocemos en persona.

Daniel Castañeda

Desnudando a…

…ALEJANDRO GALLARDO

@a_gallard

Alejandro Gallardo. 21 años. Comenzando su último cuatrimestre en el Grado Business Administration and Management en la Universidad de Sevilla.

Desde muy joven ha compatibilizado su formación académica con los estudios de música, y ahora, en la Universidad, simultanea las clases con un proyecto de Investigación en Marketing (co-creación de empresas y crowdsourcing)  y prácticas en empresa para el sector asegurador.

Con una capacidad de trabajo en equipo excepcional, grandes dotes de comunicación y empatía, Alejandro se encuentra en una etapa decisiva a nivel profesional.

Desde muy pequeño, si algo he tenido claro, es que no me gusta perder el tiempo. Pasé por infinidad de actividades: clases de teatro, baloncesto, fútbol, ajedrez, clases de inglés,… hasta que encontré el que, en principio, pensé que se convertiría en mi profesión, la MÚSICA. 10 años más tarde pienso que ha sido, es y será mi hobby preferido, pero que mi profesión se encuentra en otro lugar, en el ámbito de empresa y negocio y, sobre todo, haciendo foco en las relaciones interpersonales.

No obstante, tengo mucho que agradecer a la música: De ella aprendí que si quieres conseguir algo, puedes. Aún recuerdo esos días en que salía antes del instituto (al que no prestaba mucha atención), y recorría 70 Kilómetros para venir al Conservatorio a recibir varias horas de clases…y la vuelta a casa mientras anochecía en el bus. Así durante 3 años.

No sé como acabé matriculado en Administración y Dirección de Empresas, la sensación que tengo es que se trata de uno de los mayores aciertos que he tenido en mi vida. Creo que estudiar en la Universidad me ha aportado curiosidad, ganas de saber más y más en un ámbito anteriormente desconocido para mí, la oportunidad de enfrentarme a nuevos problemas, retos, que fuera de ésta no se plantean.

En cuanto a la elección, creo que el marketing es el área de la empresa al que más se adapta mi perfil, a mi personalidad, y en la que más cómodo me siento. Han influido, además, tanto las sensaciones que me transmitía mi primer profesor de Marketing en la Universidad de Sevilla hasta la capacidad de encontrar soluciones y la necesidad de reinventar y reinventarsse que veo reflejada en mis conocimientos ahora.

Pienso que es una materia en la que 2+2 no suelen ser 4, en la que la capacidad de ver una misma cuestión desde diferente puntos de vistas es vital. En definitiva, considero que, gran parte del éxito marketiniano se fundamenta en el feedback con otras personas. Y eso es exactamente lo que a mí me gusta.

Realizar un proyecto de investigación es algo que siempre he visto muy lejano, desconocido, reservado para cierto tipo de personas muy cualificadas.

Por ello mi curiosidad no me ha permitido desperdiciar esta oportunidad. Es muy pronto para decidir si la experiencia puede hacerme cambiar en cuanto a la orientación de mi futuro, lo que sí tengo claro es que se trata de una motivación extra el hecho de estar rodeado de personas (profesores) que me van a aportar conocimiento y experiencia.  Será un complemento perfecto para mi proceso de aprendizaje, así como para esclarecer hacia dónde quiero encaminar mi futuro profesional, que aún está (o, mejor dicho, estoy) repleto de interrogantes.

A prori, y según las ideas, algunas de ellas preconcebidas, que tengo, no me gustaría “encerrarme” en una oficina durante 10 horas al día sin contacto con el mundo exterior.

Echando un vistazo al mercado laboral, me apetece bastante probar en el sector de la Consultoría, pues aunque sea un trabajo que requiera muchísimo me encuentro con la motivación suficiente para afrontar un reto de estas características.

Otros sectores que me atraen, muy dispares entre ellos, son las nuevas tecnologías y el sector  turístico.

Considero que lo único necesario para desarrollarse profesionalmente es tener muchísimas ganar de realizar lo que quiera que sea. Si tienes ese plus de motivación que te haga diferenciarte, creo que las oportunidades aparecen, más aún cuando lo complementas con formación.

Desde mi punto de vista, la situación actual debería hacer que los alumnos estuviéramos más despiertos, con más ganas de aprender, más activos…algo que no veo a mi alrededor. Parece que no se valora la oportunidad de adquirir formación de primer nivel, se asiste a clase casi por obligación y falta una inyección de motivación en todos los huecos de la facultad.

Actualmente estoy realizando prácticas en empresa, las cuales veo como primera toma de contacto con el mercado laboral, como la mejor forma de comenzar a aplicar esa teoría que he estado aprendiendo durante los años de formación. Además, el hecho de compaginarlo con la carrera, creo que hace que desarrolle una capacidad de trabajo, organización y eficiencia superior a la de los demás.

Hasta que no me he encontrado en esta situación, no me he dado cuenta que el conocimiento sin  la capacidad para aplicarlo, no tiene valor.

Con una actitud proactiva, disfruto con mi día a día. Me levanto con ganas de aprender algo nuevo un día más, no pierdo el tiempo en quejarme y trato de cambiar aquello que no me gusta.

Con la actual situación socio-económica, deberíamos dejar de centrarnos en los problemas para sacar los mejor de nosotros mismos. Se trata de una oportunidad para esforzarme y diferenciarme de los demás. Y a eso creo que dedico mi día a día…

Como dice mi bio en twitter: Caer está permitido, levantarse es obligatorio!

Alejandro Gallardo

Desnudando a…

…ANDRÉS BENITO

@andresbenito

Andrés Benito, ingeniero informático, aunque lo disimule. Contrario a todo aquello que se le presupone. Mientras estudiaba, fue representante de la Universidad Autónoma de Madrid para el concurso universitario de programación rápida de la CUPCAM y el último año de carrera lo cursó en la Ecole supérieure d’Informatique, Electronique et Automatique en París.

 Comenzó en Investigación y pasó por Consultoría. Actualmente, y por el momento, continúa en Ventas. Tiene claros sus objetivos y para ello ya ha trabajado en compañías de la talla de Hewlett-Packard e Hitachi Data Systems. En esta última, gestiona el canal de distribución, con un claro enfoque al cliente y el pragmatismo como compañero de viaje.

 Nunca digas “yo nunca…”

Si al comenzar la ingeniería me hubieran dicho que alguna vez trabajaría en el Área Comercial (y feliz) lo hubiera negado. Tres veces.

Pero después de haber probado otras ramas, se abre la oportunidad de vender. ¿Por qué no? Y te subes al carro, y ves que tienes que saber de tecnología, de pasta, de previsiones y de personas ¡Sobre todo de personas! De sus necesidades, sus ambiciones y de cómo encajas tú en su ecuación para mejorar.

La otra razón por la que me encanta mi día a día es la adaptación. Llegar a una reunión y que tengas que ser capaz de gestionar las necesidades de técnicos, directores y financieros hablando el idioma de cada uno es un puzzle muy divertido. Pasar de CAPEX a Teras tiene su intríngulis.


¿Así que es la panacea? ¿Es cierta la visión que se tiene del comercial, con sus  comidas, gin tonics y mucha pasta?

Pues supongo que sí, pero a mi no me ha tocado. A diario se soporta mucha presión, objetivos a corto plazo, una exposición muy alta y en todo ello se cobra algo…si vendes.

Aún así, creo que es una experiencia por la que todo profesional debería pasar, merece la pena conocer a tantas personas cada día y que de cada uno de ellos puedas aprender algo.


Empecé trabajando en HP, donde me dieron una gran oportunidad y aprendí de un montón de increíbles profesionales todo lo que pude. Con algunos aspectos a mejorar (como en todos sitios), HP es un transatlántico de las TIC en España en el que no dejas de conocer ramas y profesionales diferentes.

Y de ahí, de la multinacional de 8.000 empleados en España, del transatlántico, pasé a la fueraborda de Hitachi, una pedazo de multinacional pero con 100 personas en España.

Actualmente soy el desarrollador de negocio de canal y mid-market de la zona centro y sur.  Mi trabajo es ayudar a nuestros socios a desarrollar su trabajo de la mano de la tecnología de Hitachi: Hoy defendemos una oferta, mañana preparamos un pliego y  pasado organizamos un evento, de todo menos aburrirse.


Según mi experiencia, la diferencia está en que en una empresa grande todo está muy procedimentado y siempre hay una persona encargada de cada cosa. En las más pequeñas tú acabas siendo el responsable de todo y los resultados, malos o buenos, son mucho más visibles. ¿Qué es mejor? Supongo que depende de la persona y el momento, no hay una respuesta.


Y cómo no, la crisis. Es muy habitual, después de hablar del tiempo, que te pregunten como se ve la crisis desde una multinacional. Pues jodido, claro, son empresas que dependen de una acción y que no entienden de recesión o estancamiento en un diminuto país. Se crece sí o sí. Y lo mejor es que en Hitachi lo llevamos haciendo desde 2007.


¿Que hacemos diferente?

Sinceramente, no creo que hagamos nada distinto al resto. Trato de de ser ágil, flexible y, por encima de todo, estar encima de cada proyecto. Una de las grandes quejas, y con mucha razón, es que en las multinacionales sólo entendemos de ceros. “Claro, como yo no soy Telefónica…”, “Seguro que si fuera el Santander…” Es necesario acabar con esto. Obviamente tengo que hacer unos resultados, pero mi experiencia me demuestra que muchos proyectos medianos son mucho más agradecidos y enriquecedores que uno grande. Poner todos los huevos en la misma cesta nunca fue bueno…


Para despedirme, simplemente agradecer la oportunidad de explicar mi experiencia, por si a alguien le puede ser útil. Para cualquier consulta, podéis localizarme a través de Linkedin.

 Andrés Benito

Desnudando a…

…RAFA BENITEZ

@benitezrafa

Rafael Benítez es Psicólogo. Ha trabajado en RRHH y es profesor de EUSA y algunos máster 2.0 actuales. Su pasión es el Marketing y actualmente es socio responsable de Conversión en Walnuters, la consultora de digitalización, conversión, formación y estrategia 2.0. que ayuda a las empresas a conseguir sus objetivos y emplear los medios sociales en beneficio de su negocio.

No sólo tiene presencia 3.0, sino que este apasionado de las personas, la originalidad y la sonrisa, además tiene una pasión secreta, hacer Trading en el mercado de valores.

Multidisciplinar, emprendedor y resuelto, ha conseguido rodearse de una cartera de valores sólidos con una alta rentabilidad por dividendo (sus amigos, familia y compañeros profesionales). Sin duda, una buena inversión a largo plazo.

 ¿Quién es Rafa Benítez?

¿Qué cómo es @BenitezRafa? Mis amigos dicen que no sé jugar al fútbol y que, depende el día, puedo tener un humor de perros. Ahora estoy intentando en vez de perro, ser ardilla. Intentaría deciros cosas buenas, pero para eso ya está mi santa madre.

¿En lo que me he formado? En las distancias cortas gano. ¿Nos agregamos a LinkedIN?

Sobre mi trabajo: Mis amigos no lo entienden, mi padre sigue preguntándome si es honrado… así que algo estaré haciendo bien. En mis ratos libres (que son pocos) muevo carteras de inversión y así me divierto (ya os he dicho que no se jugar al futbol).

¿El éxito más reseñable? Me encanta decir ¿Por qué no? y si además es sonriendo… 😀

¿Razón que puedo tener para dejar algo? Los vicios no son para dejarlos. Creo que me gusta demasiado lo que hago. Me encanta mi trabajo, mi familia y mis amigos.

¿Tengo alguna habilidad especial? Sé sacar de quicio a cualquiera… y cuando estudiaba conducta me dio por estudiar a Paul Ekman

¿He recibido algún premio? Las abuelas son las abuelas… Algo en Atletismo y en la Universidad

¿Todo lo que os he dicho es verdad? House dice que todo el mundo miente. Yo que todo lo contrario haciendo referencia a House.

 En mi opinión, sin tener una filosofía de vida colaborativa no llegas a nada. Soy bastante Forrest Gump, así que soy consciente de que si no me apoyo en los mejores, nunca llegaré a nada.

 Trabajar de forma unida y colaborativa con profesionales que saben algo más que tú… hace que seas ese Forrest que triunfa en la vida. No hemos inventado la rueda, eso ya lo inventaron nuestras abuelas cuando decía “a quien buen árbol se arrima…”.

 La diferencia ahora es que hemos dotado a esta filosofía de herramientas y a ese mundo de digitalización lo han llamado 2.0.:

 Recuerdo cuando los domingos mi casa se llenaba de diarios y dominicales. Ahora tenemos dos IPAD y subscripciones a los periódicos y revistas de referencia.

Mi madre ya no me llama para decirme: “¿Dónde andas?”  Ahora me manda un Whatsapp.

 Las notas de mis alumnos las subo en un blog. A mí no se me ocurriría mandar un CV en papel. Voy por la calle y me paro delante de un QR o de un expositor de realidad aumentada.

 Os habréis dado cuenta que tengo algo de nomofóbico.

 Soy un pleno convencido de la tecnología aplicada al bienestar profesional, personal y de ocio, pero también me gusta ir con la bicicleta al campo, a la playa o estar con algún buen libro de divulgación científica y buena compañía.

 

Actualmente estamos avanzando como la ley de Moore que muchos Ingenieros, como tu Diana, conocéis. Para las PYMES ya no es un “¡Qué chulo eso de la digitalización! Ahora no es una opción. Saben que tienen que estar o salen fuera del mercado global y local. Hay muy malas experiencias en la gestión de PYMES y su digitalización, por eso hay a veces ciertas barreras al cambio por parte de éstas.

 Para ese mal, os diría que lo bueno es rodearse de equipos que realicen un trabajo conforme a los objetivos de la PYME y ofreciendo resultados reales y que se puedan convertir.

 Personalmente, me considero más curioso que la media y eso, a veces, me da ventaja. Intento todos los días sorprenderme con algo nuevo que aprender y ponerlo en práctica, rodeándome de un gran equipo.

 Todos los que trabajamos en Walnuters lo hacemos en la misma mesa. Eso dice seguro mucho de cómo trabajamos y nos organizamos en la misma. Hay objetivos de clientes que cumplir y, a partir de aquí, existe una filosofía de organización líquida sobre un modelo tradicional (somos una S.L., como la mayoría) que dota al trabajo y conocimiento de algo que sólo las ardillas tienen (Ardillas: Persona que trabajan en Walnuters y recogen resultados o nueces para sus clientes)

 

A diario me levanto, salto y vivo  diciendo que hoy va a ser mejor que ayer, sonrío e intento no desesperar mucho a los que tengo a mi alrededor. Me meto en Twitter, en el Reader y a intentar leer algo nuevo todos los días para ponerlo en práctica. Como dice Punset, trato de “tener la menor ausencia de miedo para ser feliz”.

 Hay problemas estructurales, económicos y políticos, pero tenemos que aplicar un poco algunos modelos de PNL. Si vemos que podemos mejorar las cosas y nos lo creemos… ¡mejoraremos en todo!

 

Ha sido un verdadero placer estar a vuestro lado. Ya sabéis que para cualquier cosa como siempre os digo: “Pasad, entrad y abrid la nevera, estáis en vuestra casa”.

 

Rafa Benítez