Tu cara me suena… #ReconocimientoFacial

Hace algunos días estuve en el aeropuerto recogiendo a mi hermano que, como otras muchas personas, volvía a casa por Navidad. Me sorprendió ver como los familiares y amigos de todas esas personas que volvían se agolpaban en las salas de llegada ansiosos por que se abriera la puerta de llegadas y poder reconocer una cara conocida.

Esto me hizo pensar (el vuelo venía con media hora de retraso y yo estaba casi sin batería…) en cómo de un modo casi inmediato cada una de las personas que llegaba identificaba a sus seres queridos entre los cientos de personas agolpadas allí.

¿Tenemos un sistema innato de reconocimiento facial? ¿Qué patrones seguimos? ¿Qué procesos mentales se generan? ¿Podemos emplear este conocimiento para mejorar las actuales aplicaciones que hay en el mercado para realizar el reconocimiento facial?

Hace algunos meses Google publicó la noticia de su patente para el reconocimiento facial que permitiera desbloquear terminales (smartphones, tablets, etc.). Esta noticia quizá no ha sido excesivamente viralizada, pues otro gigante, Facebook, ha suscitado una mayor polémica en temas de privacidad y los problemas legales que podría causar la tecnología de reconocimiento facial: cuando la compañía adquirió la start-up israelí Face.com, que desarrolla estos procesos de reconocimiento y sugiere el nombre de amigos para etiquetar en las fotos que los usuarios suben, éstos no agradecieron tanto la inmediatez de etiquetado de las fotos como recriminaron la falta de privacidad en la red.

Tras la apertura en Europa de una investigación que trataba de adelantarse a una posible normativa legal estricta,  Facebook se comprometió a eliminar cualquier patrón o modelo en sus algoritmos que se emplee con el fin de reconocimiento facial.

Sin embargo, son muchos los usos que podemos dar a este tipo de tecnologías. Un ejemplo de buena praxis es UWF, Universal Face Workstation, un software de reconocimiento facial que el FBI entregará de manera gratuita a todos los organismos policiales del país.

Otro gra ejemplo de usabilidad de soluciones de reconocimiento facial nos lo proporciona  PSA Peugeot Citroën,  que  en colaboración con el laboratorio 5 del Centro de Transporte y Procesamiento de Señales de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (EPFL), en Suiza, trabajan en el desarrollo de una tecnología que permite captar las diferentes expresiones faciales, cadencia de parpadeo, movimientos musculares, y emociones del rostro del conductor para prevenir ante síntomas de somnolencia o malestar.

Como ocurre en una inmensa mayoría de casos, la tecnología en sí es sólo una herramienta. El uso y explitación que hacemos de ella depende exclusivamente de nosotros.

Acerca de Diana Torres

Apasionada de las nuevas tecnologías, en Consultoría Tecnológica y de Negocio, especializada en la optimización de costes.He creado "A un tip de las TIC" para aprender, compartir y colaborar con todos aquellos que, como yo, tienen la firme creencia de que, en cada uno de nosotros, hay un talento que rentabilizar. Bienvenidos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s