Desnudando a…

 

…DANIEL CASTAÑEDA

@danielcastaedas

Daniel Castañeda, consultor de sostenibilidad en tu-entorno, la empresa que fundó hace tres años tras su paso por organizaciones ejerciendo de inspector ambiental, técnico de medioambiente, consultor y responsable de calidad y medio ambiente.

Podéis encontrar a Daniel, licenciado en Ciencias Ambientales, en los eventos de Catas y Tuits, un proyecto que surgió de la mano de 6 amigos para apoyar, unir, promocionar y dar difusión al sector agroalimentario a través de las Redes Sociales. Ya van por la V Edición, y como particularidad, estos eventos cuentan con un Speakers’ Corner, un espacio donde, en 5 minutos, puedes exponer cualquier proyecto, producto o plan de empresa que consideres interesante para ti y para los asistentes.

Amante de las buenas costumbres, transmite tranquilidad en su despacho… ¡Hasta que surge un debate interesante!

 

Soy una persona inquieta y comprometida. Me gusta trabajar por mejorar las cosas, y, antes de quejarme, prefiero implicarme y ayudar al cambio.

 Comparándome con otras personas, suelo dormir poco, ya que mis habituales biorritmos me sitúan como una especie de “avis nocturna”. Me agobia no llegar a la cama muy cansado, porque pienso que no he rendido lo suficiente o no he sido lo suficientemente productivo en el día, por lo que el escaso tiempo de ocio que me permite mi jornada laboral, lo dedico a participar en organizaciones y proyectos de diferente calado.

Soy un poco torpe en las manualidades, y en cuestiones artísticas, y futbolísticamente me asemejo más a un defensa central que despeja balones, que a un media punta pelotero y de toque.

 Sin embargo, me apasionan las empresas, me apasiona la gestión de grupos y organizaciones, y me siento muy cómodo en la organización y toma de decisiones. En el ámbito profesional intento conjugar la efectividad, con la imaginación e improvisación, por eso me siento a medio camino entre Morante de la Puebla y Enrique Ponce. Me definiría como un “facilitador”.

Los resultados del test Myers-Briggs (MBTI) indican que mi perfil profesional es “ENTJ”, con una “N” de intuición, muy marcada, que seguramente justifique o provoque ese afán organizativo y de gestión.

 Apasionado de mi profesión, me identifico con el lema, “Si necesitas que tu negocio sea más eficiente, pon un ambientólogo en tu vida”😉

Personalmente, he tenido el enorme privilegio de haber coincidido en oficinas, industrias y proyectos con grandes profesionales, con los que he aprendido, y de los que he aprendido muchísimo. Muchas de las habilidades que intento explotar a diario, las he adquirido inspirado en muchos de mis compañeros y algunos jefes.

Una empresa es una “persona” jurídica, y, como tal, posee sus propios ritmos, tiempos y prioridades. Sin embargo, las empresas las hacen las personas que están detrás de ellas.

Las personas, el recurso más importante en las empresas, son las que le aportan su identidad, y logran que cada día funcionen las cosas

 Como formación para ejercer una carrera profesional, confío en el “learning by doing”, más que en los estudios universitarios. La Universidad sigue instalada en la formación de conocimientos, pero en el mundo empresarial, las habilidades son mucho más apreciadas y limitantes: hoy en día trabaja mucho mejor una persona que sabe gestionar correctamente su tiempo a pesar de no disponer de todos los conocimientos en un materia, que una persona erudita con una mejorable capacidad de gestión personal. Tampoco podemos obviar que Google, muchas veces, hace milagros.

Creo que de mi paso por otras compañías, lo que más me costó aprender fue separar el aspecto “personal” del “profesional”. Cuando consideras que detrás de una responsabilidad en el trabajo hay una persona, tus objetivos y expectativas cambian.

En el trabajo, siempre he sido muy inconformista, he intentado hacer mi trabajo de la mejor forma posible. Esto a veces, chocaba con las estructuras y procedimientos implantados en las empresas. Si percibes que puedes hacer tu trabajo mejor, ¿no te vas a esforzar por conseguirlo?

Hace unos 4 años se me presentó la oportunidad de lanzarme por mi cuenta. Y así lo hice. Me di de alta como autónomo, y a medida que iba teniendo más proyectos, vimos necesario constituirnos como S.L., proyecto al que he destinado todos mis ahorros.

 El reto consistía en que nosotros no cayéramos en los mismos errores que habíamos detectado en nuestros anteriores trabajos, de ahí que el distintivo de tu-entorno sea “Hay otra forma de hacer las cosas”. Queremos aportar valor de una forma cercana y directa con nuestros clientes, que más bien son colaboradores nuestros.

 En mi caso, creo que es realmente apasionante comenzar un proyecto desde cero, en el que puedas contrastar y mejorar cada etapa de tu producto o servicio, para así poder conseguir la excelencia en el trabajo y la máxima satisfacción de tus clientes. Pienso que es mucho más satisfactorio ver que has podido ayudar a alguien en su día a día, en su trabajo, que observar un cobro de una factura.

Ser emprendedor te permite definir hasta dónde quieres llegar, y en tus capacidades está la virtud para poder conseguirlo.

 ¿Cómo fueron mis inicios? ¡¡Todavía estoy empezando!! Todo el mundo dice que los inicios siempre son duros. Completamente de acuerdo. Sin embargo, lo más llamativo es el abismo que he percibido entre “lo que quieres llegar a ser/hacer” en tu proyecto, en tu empresa, y “lo que tienes que hacer para sobrevivir/facturar”. A medida que se van aproximando estos 2 conceptos, vas cumpliendo tu objetivo como emprendedor.

 En este sentido vi una entrevista en televisión a Ferrán Adriá que explicaba que, al principio, su restaurante no generaba los suficientes ingresos como para invertir en investigar nuevos platos y técnicas de cocina, y por eso, porque necesitaban liquidez, decidieron montar un catering para eventos, idea que nunca había querido hacer porque iba en contra de su proyecto, y que detestaba, pero que, finalmente, esta decisión le permitió montar su laboratorio. Adriá decía que este catering les había permitido “comprar su libertad” para poder hacer lo que realmente querían hacer. En eso estamos nosotros😉

 Veo muchos emprendedores “esclavos” de sus Planes de Negocio por no haber podido/sabido “comprar su libertad”, al igual que veo empresas esclavas de su cuenta de resultados que no pueden mirar más allá. Hoy en día, esto del emprendimiento, cada vez más, se asemeja a un arte y se aleja de una ciencia o una técnica. Por eso es muy importante dedicarte a lo que te guste, a lo que realmente te apasione.

 Al fin y al cabo, emprender es como montar en bici: sólo se aprende si te lanzas y lo intentas. No existen recetas ni reglas para esto.

Nosotros empezamos muy poco a poco, supliendo nuestra reciente presencia en el mercado con mucho esfuerzo e ilusión, y con ideas nuevas, fundamental en un sector tan explotado como el que nos encontramos. Lo más difícil al principio (aunque no lo parezca) es “llegar a cobrar” lo facturado. Todas las empresas están sufriendo la crisis, y nosotros también hemos experimentado el “síndrome del mal pagador”. Esto supone un golpe en la línea de flotación de un proyecto, que comienza a andar, pero hay que echarle imaginación para poder seguir trabajando.

 @tuentornocom nunca ha recibido ninguna ayuda o subvención, y, cuando hemos necesitado liquidez, hemos acudido a financiación privada. Está claro que la liquidez es una de las principales limitaciones del emprendedor, pero existen muchos recursos para encontrarla.

 En alguna ocasión hemos llegado a la conclusión de que, actualmente, hay muchas personas dispuestas a ayudar al emprendedor. Incluso podríamos decir que hay más personas ayudando a emprender que emprendiendo. La cuestión reside en que, muchas veces, estas personas no están bien formadas para el asesoramiento que necesitan los emprendedores, y que las ayudas son muy dirigidas a ciertos grupos o sectores. Sin embargo, el emprendedor es una persona que es capaz de buscar y gestionar los recursos necesarios en un panorama de escasez, por lo que, mi recomendación a los emprendedores es que trabajen, que se esfuercen, que crean en su proyecto, que lo redefinan, que conozcan cada vez más su mercado, sus clientes, y, si pueden, que se olviden de ayudas y subvenciones. Si un proyecto es bueno, el dinero nunca es un problema, no se necesita buscar financiación, sino que ésta llega por sí misma.

 Los estudios de la Asociación Española de Empresas de Consultoría indican que el sector, en general, crece. Y eso es lo que notamos también en la Red Andaluza de Consultores Independientes, de la que tu-entorno ocupa la Vocalía de Comunicación.

 Del mismo modo, en el campo específico de la consultoría en sostenibilidad y medio ambiente, a pesar de estar conformado por empresas de cierto tamaño y muy consolidadas, que, en ocasiones han abusado de una poca especialización en sus trabajos, detectamos que hay grandes oportunidades. Este sector no es, precisamente, un océano azul, pero se aprecian nichos puntuales muy interesantes, que es donde intentamos desarrollar nuestras ideas.

El cliente de consultoría hoy más que nunca necesita “proyectos a medida”, y no trabajos estándar que no pueden llevar a la práctica. Y en esto nos esforzamos a diario.

En muchas ocasiones el consultor piensa que sólo vende “know-how”, conocimiento, que se basa en formatos y modelos que, tras algún que otro proceso, terminan por convertirse en documentación que “se copia y se pega” sin apenas adaptar a las necesidades o requerimientos del cliente.

 Hoy, en la era del conocimiento libre, del “open source”, esto no tiene mucho sentido, porque cualquiera que necesite un documento, un modelo de algo, lo puede encontrar en la red.

 Los que trabajamos en consultoría, asesoría, coaching, etc. corremos el constante peligro de no escuchar a nuestros clientes, en aras de una hipotética escalabilidad de nuestros servicios. Me gusta mucho la metáfora del empleado de una tienda de ropa, para comparar la labor del consultor: Muchas veces entramos en las tiendas de ropa y no sabemos siquiera nuestra talla, y para eso está el dependiente, para asesorarnos qué es lo mejor para nosotros, una vez que nos conoce. Pero otras veces tenemos muy muy claro lo que queremos y el dependiente se empeña en vendernos lo que no queremos, porque es “lo que todo el mundo se lleva”. El consultor, al igual que el empleado de la tienda de ropa, debe siempre escuchar y adaptar su trabajo a lo que el cliente necesita.

Las personas que componemos tu-entorno hemos trabajado en la industria antes de dedicarnos a la consultoría. Esta cualidad de “haber sido cocineros antes que frailes” pienso que nos da una experiencia fundamental, porque hemos podido estar “en el lugar de nuestros clientes”. Por lo que intentamos aportar valor en este aspecto, con una consultoría a medida, exclusiva, casi “artesanal”. El cliente de consultoría no sólo “compra know-how” sino que muchas veces necesita otros servicios más intangibles, como puede ser tiempo, posicionamiento, apoyo en la toma de decisiones… Nuestro mayor esfuerzo se centra en ofrecer a nuestros clientes la prenda óptima para su caso, con independencia de si es nuestro establecimiento el que la vende.

 De otro lado, percibimos que los negocios hoy en día se están democratizando. Las grandes empresas hoy en día aprenden de las pequeñas, más flexibles y ágiles, ya que nos hemos dado cuenta de que “la crisis es la certeza vital de las empresas”, como cuenta Pérez-Orive en su famoso libro “El gran empujón”. tu-entorno siempre está en “fase beta”, como los software actuales. Todos los años revisamos nuestro modelo de negocio, lo confrontamos con nuestro Plan de Negocio, e inventamos al menos una Línea de Negocio nueva. Esto supone una gran motivación para todos.

Por último, intentamos dar a nuestros trabajos una visión global. Tenemos experiencias que nos demuestran que “la sostenibilidad es rentable”, no sólo para grandes empresas, y que las medidas de protección del medio ambiente suponen una inversión. Éste es uno de nuestros mayores desafíos con nuestros clientes: cambiar la visión tradicional de la sostenibilidad y posibilitar una mejora en la eficiencia de sus negocios. En esta línea estamos desarrollando un pequeño manual para que las empresas puedan valorar mejor las inversiones ambientales, que pronto colgaremos en nuestra web. Queremos que las empresas sean cada vez más sostenibles, más responsables, y, en consecuencia, más rentables.

Os preguntaréis llegado este punto, como llegó a mi vida Catas y Tuits…

Catas y Tuits surge de la inquietud de sus promotores, que probablemente nos podríamos etiquetar como “early adopters” en redes sociales, y que veíamos el potencial de desarrollo que pueden experimentar las empresas aplicando los medios sociales para ello. Especialmente llamativo nos parecía el sector agroalimentario, con poca presencia en el “universo 2.0”. De ahí que decidiéramos combinar ambas cosas en un evento. Un evento que entendemos de “networking”, ya que sus participantes son de un perfil multidisciplinar, no solo grandes usuarios de los “social media”, sino que, incluso nos encontramos con personas que aprovechan la ocasión para abrirse una cuenta en Twitter. De este modo, intentamos conseguir el doble objetivo de promocionar las redes sociales, al mismo tiempo que la gastronomía y la industria agroalimentaria.

El formato permite hacer nuevos contactos, aprender un poco más de redes sociales con la breve ponencia que se imparte, conocer productos nuevos, degustarlos, e incluso enterarse de nuevas ideas e iniciativas de negocio a través del Speakers’ Corner. Y todo ello mientras tuiteas sobre cualquier aspecto del evento, y opinas sobre los productos que catas. Los mejores tuits y tuiteros también se llevan un pequeño premio, claro.

Dando un repaso al equipo promotor de Catas y Tuits, quizás yo sea el que profesionalmente me encuentre más alejado del concepto de los eventos. Por tanto, pienso que soy el que más está aprendiendo con esta iniciativa. Es por esto, por lo que intento aportar mis conocimientos en gestión y organización, para que los eventos sigan consolidándose.

 Cada evento de Catas y Tuits es diferente del anterior, y será diferente al próximo que se celebre. Creo que ésa es una peculiaridad que valoran mucho los fans del evento, que incluso han puesto en marcha algún que otro “Catas y Tuits at home”. Actualmente nos encontramos en una fase de desarrollo e implementación de nuevas ideas, para poder dar un pasito más en la propuesta del evento. Todo esto se podrá comprobar en febrero, cuando, si todo va bien, realizaremos la siguiente edición.

 Respecto a tu-entorno, sí tiene actividad en Twitter y Facebook, y página en LinkedIn. También realizamos una “curación” de contenidos en Scoop.it donde gestionamos 2 páginas: una sobre “Iniciativas sostenibles, y otra sobre “Empresas Responsables”. Todo esto ahora lo estamos integrando en nuestra web y blog, que estamos rediseñando y relanzando. Esta presencia en redes sociales es una consecuencia directa de una de las líneas de negocio que esperamos lanzar antes de fin de año, un “Formulario de autodiagnóstico ambiental para PYMEs”.

Como conclusión, veo que el emprendimiento más que una actividad es una opción o estilo de vida. Además de tu-entorno y Catas y Tuits, colaboro con otros 3 proyectos empresariales, como es la última empresa en la que participo con otros socios, una compañía de asesoramiento y ayuda en la búsqueda de financiación para emprendedores y start-ups.

Conozco a pocos emprendedores que una vez que hayan comenzado, no se hayan atrevido con otras iniciativas.

Me encanta conocer nuevos proyectos y nuevas personas, y siempre que puedo, intento echarles una mano. A muchas personas que empiezan en el mercado laboral, les falta un poco de orientación profesional, y aquí es donde intento aportar algo.

Respecto a tu-entorno, este año 2012 ya lanzamos una nueva línea de negocio, el “Environmental Business Game”, un juego de simulación de empresas basado en la gestión ambiental, y estamos trabajando para poder impulsar una segunda: el Formulario de Autodiágnostico. Asimismo, ya pensamos en otras 2 nuevas propuestas innovadoras para 2013.

En fin, si has llegado leyendo hasta aquí, muchas gracias por tu interés y tu tiempo: has hecho un ejercicio homérico. Simplemente, recordarte que, si tienes una idea, de cualquier tipo, y necesitas una mano, o alguien que la escuche, no dudes en contar conmigo. Encuéntrame detrás de @danielcastaedas, o, mucho mejor, pásate por la próxima edición de @catasytuits, y nos conocemos en persona.

Daniel Castañeda

Acerca de auntipdelastic

A un tip de las TIC pretende ser un espacio donde compartir conocimientos y experiencias en el uso de las Nuevas Tecnologías, como ayuda y beneficio a todos aquellos que, de un modo directo o tangencial, hacen uso de ellas, tanto para generar servicios y contenidos como para optimizar los procesos,recursos y capacidades personales y profesionales. TECNOLOGÍA, NEGOCIO Y PERSONAS

Un pensamiento en “Desnudando a…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s